domingo, 7 de junio de 2009

CRÓNICA ZARAGOZA: LAS LÁGRIMAS DE MÓNICA

Sin duda el concierto de anoche de Mónica Naranjo en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza es uno de los que mejor sabor de boca ha dejo hasta el momento este Adagio Tour.

Una abarrotada sala recibió con una gran evoción la entrada de la cantante sobre el escenario con los acordes de Europa como acompañamiento, que consiguió levantar al público de sus asientos, algo que sería la tona dominante tema tras tema.

Inmensidad y Desátame demuestran la capacidad camaleónica de la catalana, que modula su voz a su gusto, y deja a todos boquiabiertos con sus gritos desgarradores. Qué Imposible y Usted ponen la nota desenfadada dentro de este repertorio sinfónico.

Las emociones iban 'in crecendo' y salieron a flote con Empiezo a Recordarte, donde la artista tuvo que parar a mitad de la canción debido a los recuerdos que le trae este tema. Tomó aliento para cantar Sobreviviré con esa energía que la caracteriza y relajó nuevamente su voz con Idilio.

Apoteósico fue la interpretación de Siempre fuiste mío, que puso en pie al Auditorio que no paró de aplaudir en más de cinco minutos y consiguió emocinar a Mónica, tanto que vimos como se le desprendió alguna que otra lágrima a la artista.

Mónica Naranjo agradeció al público su entrega, y se alegró por que les gustara tanto el concierto. Concierto que dedicó a su director artístico Oscar Tarruella, que fue quien tuvo la idea de realizar esta gira.

Si tienes la oportunidad de ver este Adagio Tour, te recomendamos que no te lo pienses porque no te va a decepcionar. Próxima cita: 12 de junio Auditori Forum CCIB (Barcelona).

Escucha los agradecimientos del concierto de Zaragoza.


0 comentarios: