lunes, 14 de diciembre de 2009

“Quise romper con una forma de vida que me estaba matando” BY KISS FM

Mónica Naranjo: “Quise romper con una forma de vida que me estaba matando”


“Parece muy difícil entender que una persona pueda estar tan harta que un día decida colgar el delantal”. Es la explicación que Mónica Naranjo da a sus siete años de ausencia. Un tiempo que le sirvió para sanar muchas heridas y recuperar la ilusión por su profesión. Ahora “la pantera de Figueras” vuelve por Navidad con Adagio, un repaso por todos sus éxitos junto a la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México. Y es que “la diva” vuelve a sentirse “querida, mimada por la vida” (como dice en Europa). Quizás por eso tenga tan claro que continuará en la música mientras “tengamos cosas por compartir”.

Mónica, regresas con Adagio. Un CD+DVD que nos va a permitir ser testigos de una de las mejores cosas que has hecho en toda tu carrera.
La verdad es que está siendo una de las experiencias más inolvidables de toda mi trayectoria, algo impensable en un principio. Cuando dijimos que queríamos hacer toda esta gira por teatros, con una orquesta sinfónica… mucha gente de la que nos quería nos decía: “Es una locura. ¡Os vais a meter una hostia…!”. Pero, claro, si las cosas no las intentas, nunca sabes lo que puede pasar.
Adagio ha contado con el apoyo unánime de la crítica y del público. Pero eso no siempre ocurre…
Con Adagio todos han sido muy generosos. En cuanto a otros trabajos, yo parto de la base de que no todas las cosas que haces pueden gustar a todo el mundo. Es entonces cuando, según qué críticas, no pesan tanto.
¿Y te afectan las críticas o intentas separarte de ellas?
Intento estar siempre “alejadita”. Sobre todo porque creo que a veces pueden entorpecer mucho a la hora de crear nuevos trabajos.
El año pasado volvías a la música tras siete años de ausencia. Sin embargo, nadie te había olvidado… ¿Te lo esperabas?
Decididamente no. Y lo que me llamó más la atención es que entre toda esa gente que me esperaba había generaciones muy distintas. Volver a entrar en el circuito y encontrarme con chavales de la edad de mi hijo fue la mayor de las sorpresas.
Mónica, ¿hacían falta esos siete años de ausencia para sanar muchas heridas?
A mí, sí. Lo hice por salud. Se ha especulado mucho sobre esa ausencia. Algunos se han atrevido a decir incluso que se debió a una depresión profunda… Afortunadamente nunca me ha pasado una cosa así.
Es que se han dicho muchas cosas de ti y, sin embargo, nunca has hablado de ello.
Es que no hay nada que hablar. Si yo no explico los motivos es porque no tengo nada que decir, por mucho que muchos medios de comunicación insistan en decir según qué cosas. No obstante, parece muy difícil entender que una persona pueda estar tan harta que un día decida colgar el delantal. Y eso nos ha pasado a muchas personas que, de la noche a la mañana, decidimos romper con una forma de vida que nos está matando, en la que ya no creemos.
Siete años a los que ponías fin con Europa. Un tema en el que hablabas de una diva que se sintió “querida, mimada por la vida”, pero que, de la noche a la mañana, comenzó a sentir la soledad y la frialdad de todo lo que le rodeaba. ¿Hay algo de esa diva en Mónica Naranjo?
¡Hombre…! Europa es un tema musicalmente compuesto por mí, el texto no. Pero la persona que lo escribió me conoce desde hace más de 20 años, y somos muy buenos amigos. Supongo que él habrá puesto algo de mi… ¡Pero no se lo voy a preguntar! (risas). No quiero saberlo, porque el personaje está bastante desquiciado y yo no lo estoy (bromea).
¿Enseña más la vida, las personas, el paso de los años…?
La vida conforme vas queriéndola vivir y avanzar es la mejor escuela. Y las personas… conforme vas avanzando, te vas encontrando con algunas personas maravillosas que se quedan a tu lado para siempre y hay otras que están un momentito para hacerte despertar y hacerte pensar qué es lo que “no” quieres.
¿Sigue escuchando Mónica Naranjo a Mina cuando escucha “los fantasmas del pasado que intentan oscurecer su alma", como decías en Minage?
Mina, como tantas otras voces privilegiadas y virtuosas, siguen siempre acompañando el camino.
¿Tienes “miedo” a algo (como decía esa canción de Palabra de mujer)?
Supongo que, como cualquier ser humano, a las enfermedades. Afortunadamente yo soy una persona más dura que el acero alemán y nunca he estado enferma de nada. Eso sí, si me preguntas si me asusta la muerte, te diré que no. No, porque la muerte es la liberación del espíritu. Aparte que la muerte no existe… Es algo que aprendí desgraciadamente hace unos años.
¿Ha cambiado la Mónica Naranjo que un día marchó a México dispuesta a triunfar en la música y la que hace un mes regresa para grabar este álbum?
Los años pasan y si quieres aprender, aprendes. Quizás ahora me gustaría ser un poquito más ignorante, porque en ocasiones ignorar ciertas cosas te hace vivir la vida con mayor despreocupación y menos presiones.
¿
Quedan muchos sueños por cumplir?
Los más importantes ya están cubiertos, en ese sentido me puedo sentir muy afortunada.
Por cierto, Mónica, ¿nuevas canciones?
Eso siempre.
¿Pero pronto o dentro de otros siete años?
¡No, no! (risas). De momento, mientras haya ilusión y tengamos cosas que compartir, aquí estaremos.

Pedro Ángel Sánchez
Lunes, 14 de Diciembre de 2009

0 comentarios: