domingo, 21 de febrero de 2010

Ciudad Real vibró con su diva BY LANZA DIGITAL


J. Yébenes / Ciudad Real . Fuente: Lanza Digital. Foto: B. Barba

La cantante Mónica Naranjo no decepcionó en Ciudad Real. Como se preveía desde el anuncio de la presencia de su gira en la capital, el público ciudarrealeño iba a responder sin resquicios al arte de la solista, que impresiona con su registro vocal.

De hecho, desde que se agotaron las entradas, a los pocos días desde su puesta a la venta, hasta minutos antes de la actuación –el viernes por la noche- la expectación era palpable entre sus admiradores ciudarrealeños.

El teatro se vistió de gala para acoger el espectáculo Adagio, un montaje músico-vocal que hace las delicias de cualquier persona sensible a las manifestaciones musicales de calidad. Más de veinte profesionales en la Orquesta Sinfónica Film, ocho voces en el coro, y el prodigio de la naturaleza que es en sí misma la Naranjo. No podía decepcionar.

Desde el inicio del concierto, con la primera pieza musical Leitmotive El despertar y las primeras voces de la solista con Europa la ovación fue intensa y cerrada. La artista prendió la llama desde el principio, con unas imágenes líricas en las que aparecía su alter ego proyectada en una frágil muñeca de guiñol.

Pero las cuerdas que amarraron a los espectadores eran las de su voz. Y es que Mónica Naranjo juega con ventaja por su maestría vocal, pues juega con las frecuencias altas y bajas con gran dominio profesional. Y es que la profesionalidad del montaje se completa, además, con un grupo de músicos jóvenes que dentro del conjunto orquestal ponen de manifiesto su amor por la música en general y la clásica en particular, encabezados por Pepe Herrero, director y autor de las adaptaciones de los temas de la artista catalana.

Viendo Adagio se pone de manifiesto que recital está muy cuidado, de carácter estanco, hecho a imagen y semejanza de la protagonista y con arreglos orquestales que proyectan las canciones hacia una dimensión idílica sin perder fuerza. Y es que Herrero es un gran músico, que ama la música, tanto como líder de un grupo heavy Stravaganzza (de ahí su larga melena) como cuando compone y arregla para una agrupación filarmónica.

Y si la voz de Naranjo –aterciopelada a la par que arrebatadora– hay que destacar el talento de las ocho voces del coro, siempre en segundo plano, siempre dando cuerpo con generosidad al cuadro musical.

Así, en la Inmensidad fue transcurriendo el concierto, con una inconmensurable Desátame, la sensual y tanguera Que imposible y la crítica Usted, con aplausos y vítores incontenidos que provocaron más de un momento hilarante.

Majestuosas, soberbias, y espectaculares resultaban las canciones con una voz insuperable y un montaje medido que se alargó casi durante dos horas, con una selección de temas en la que no podían faltar las voluptuosas y comprometidas Sobreviviré (la gloria), Todo mentira y Siempre fuiste mío.

También destacó en la interpretación de Naranjo su actitud escénica, con poderío y fuerza y, a la vez, con una cercanía que traspasaba el escenario. Y para muestra, su interlocución con el público, de las pocas que hace en sus conciertos. Tras dar las buenas noches, señaló que le asaltaba una curiosidad y es que “por primera vez estamos en un auditorio en el que estamos tocando como en nuestra casa”. A lo que añadió, “como dice una amiga mía, esto es la raja”, expresión que fue contestada como un resorte por parte de un fan entregado que espetó “viva tu raja”.

No fue la única expresión espontánea en el Quijano, ya que se oyeron vivas a su arte, a su belleza, a su progenitora, así como a la grandeza de su voz.

En definitiva, un espectáculo irrepetible que dejó en Ciudad Real un buen sabor de boca y que está registrando grandes éxitos en todos los teatros que lo acogen.

4 comentarios:

FanGreEnMon dijo...

25 de Marzo LADY MO, en Oviedo!!
Tomaaa!!

monicaunachicamala dijo...

Gracias fran x tus comentarios y la info. Saludos

More Music Edition dijo...

mn se va a japon...

FanGreEnMon dijo...

De nada Alvaro, es un placer.
Saludos.