viernes, 26 de marzo de 2010

Mónica Naranjo brilló en el Auditorio de Oviedo con 'Adagio' BY EL COMERCIO

26.03.10 - 03:12 - ALBERTO PIQUERO GIJÓN. Foto Jesus Díaz. Fuente El Comercio Digital

Quince años de amor y música en la esencia de un concierto. Eso es lo que ofreció en la noche de ayer Mónica Naranjo en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo. 'La pantera de Figueras' -sobrenombre que acaso ya le quede un tanto excesivo, especialmente para describir una velada de orquestación íntima- presentó su último disco, 'Adagio', recorriendo temas que le han dado la celebridad internacional merecida que comenzó ganándose en México, pues aquí a veces somos lentos de reflejos.
La cantante volvió a dar muestras sobresalientes de una versatilidad en los registros vocales que fueron del arco de las contraltos a las sopranos, una singularidad más de esta artista excepcional en el campo de las melodías populares. Notas de lujo, de los agudos de cristal a los graves al borde de la confidencia, que repasaron sus tres lustros de éxitos. Figueras, lugar en el que nació en 1974, es población fronteriza, y tal parece que ese sello le hubiera quedado asignado en términos de identidad, como si su voz fuera de aquí y de allá, quiere decirse española en honduras, mexicana en desgarros y siempre apasionada. En el estuche de la grabación, ha dejado escrito que 'Adagio' es la mayor de todas las locuras que ha emprendido. Y también que es algo más que un encuentro entre público y artista. Locura bendita, en todo caso. Y, por lo demás, ciertamente, a tenor de las muestras de entusiasmo que le manifestó la sala ovetense, la evidencia de que hay lazos y nudos que sólo se dan a partir de las emociones verdaderamente sentidas. Mónica Naranjo, que ocasionalmente se ha apartado de los focos, cuando vuelve es para que brille el arte. Ayer fue una luminaria sobre las tablas.

0 comentarios: