viernes, 21 de octubre de 2011

«El ego camina de la mano del artista» by Las Provincias

Mónica Naranjo se pone en la piel de una diva del cine negro en 'Madame Noir', espectáculo con el que aterriza en el Palau de la Música

Fuente: Las Provincias | MARÍA GARDÓ | VALENCIA.

Camaleónica, original, con una potencia de voz descomunal... Son muchos los calificativos que han acompañado a Mónica Naranjo a lo largo de su carrera. El día 22 presentará su 'Madame Noir' en el Palau de la Música.
- 'Madame Noir', ¿por qué este nombre?
-El concierto está inspirado en el cine negro. Se trata de una actriz veterana venida a menos que viene arrastrando ciertos abusos emocionales. Ese personaje causa rechazo en un principio, pero acaba despertando las simpatías del público por su debilidad. Los espectadores acaban muertos de la risa.

-Usted misma describe a su personaje como una diva altiva, egocéntrica y narcisista... ¿son estos los pecados del artista?
-Las divas de aquella época no distan mucho de las actuales. Eso no ha variado. Otras son más humildes. Yo creo que el ego siempre va cogido de la mano del artista. Por otro lado, tenemos que estar preparados para tirar de cargas muy pesadas.

-¿Se refiere a que ser un personaje público conlleva una responsabilidad añadida?
-Sí, pero en ese sentido no me quejo. Los cirujanos, por ejemplo, tienen mucha más responsabilidad en su profesión. Ellos sí que se la juegan a diario.

-Necesita interpretar en este show, ¿podríamos ver a Mónica Naranjo convertida en actriz?
-Una cosa es que haga el esfuerzo de interpretar en esta ocasión, pero yo soy cantante y no pienso meterme en el mundo de la actuación.

-¿Ha buscado algún referente cinematográfico dentro del género negro para interpretar este papel?
-Dentro del cine negro me fascina 'Eva al desnudo'. Es la bipolaridad más monstruosa que ha existido dentro del séptimo arte.

-El público juega un papel importante en el show, ¿cuál es su función?
-El público tiene un papel importantísimo en esta función. Una vez entran en la sala, cualquier cosa puede acontecer. Se tienen que preparar para todo.

-Trabaja mano a mano con Pepe Herrero, su pianista. ¿De dónde nace la magia en el escenario?
-Pepe es mi hermano, artísticamente hablando. Nos entendemos sólo con mirarnos de reojo. Tenemos mucha química juntos.

-¿Se conocen desde hace mucho tiempo?
-Bastante, y encajamos desde el principio.

-La tele es un mundo diferente donde ahora usted hace de jurado en un conocido programa, ¿es mejor juzgar o que le juzguen?
-Ser jurado es una papeleta cruel, mucho más cuando tienes que juzgar a tus compañeros. Al puntuarles, intento no pensar en lo grandes artistas que son.

-En ese programa tuvo que imitar a María Callas, entre esa actuación y 'Madame Noir', ¿está volviendo a lo clásico?
-Interpretar a Callas fue un sacrilegio. Desde siempre, mi formación ha sido clásica y eso impera. Ahora estoy desempeñando una faceta en la que me encuentro muy cómoda. Estoy donde quiero estar.

-Para llegar a este punto ha luchado muchos años, ¿qué le diría a la Mónica Naranjo veinteañera que empezaba a despuntar?
-Pues no le daría ningún consejo en concreto. Creo que era necesario pasar por todo lo que he pasado para crecer. Se aprende más de lo malo que de lo bueno y no me arrepiento de nada a nivel profesional. Cambiaría cosas que he vivido en el terreno personal pero como no puedo, pues me fastidio.

-La fuerza escénica la mantiene intacta, ¿de dónde la saca?
-Siempre he sido una persona con mucho nervio interno. Si no fuera artista, no sé dónde andaría, lo mismo me meterían en la cárcel. La música me permite encauzar y liberar esa energía. Tengo la suerte de tener la mejor profesión del mundo.

-Y la sociedad, ¿de dónde tiene que extraer las fuerzas en la crisis actual?
-Mira, en mi casa no tolero la negatividad. Los pensamientos y las palabras tienen mucho poder. Es necesario tener una mente positiva para afrontar los problemas y mirar hacia adelante. Si todo lo que visualizas es luz, atraes a la luz. Si te pasas el día quejándote, es imposible que te pase algo bueno. Tienes que amar la vida tal y como te viene. Mónica Naranjo - Las Provincias - 21.10.11

0 comentarios: