viernes, 28 de octubre de 2011

ENTREVISTA A MÓNICA NARANJO EN LA FAKTORIA.COM



El rodaje de película de cine negro es el contexto de la obra Madame Noir, el último espectáculo de Mónica Naranjo, un híbrido entre concierto y teatro, comedia y drama, representación e interacción con el público. Una obra llena de fuerza acorde con su protagonista.
 

Madame Noir no es un concierto al uso, ¿en qué consiste?
El otro día comentaba con los compañeros cómo definir el espectáculo. El más razonable dijo que es teatro musical. Ante todo, impera que es un concierto pero lo que intentamos hacer, tanto yo como mi equipo, es que no seanconciertos al uso, que comuniquen algo más.

Está basado en los años 50,en el backstage de un rodaje de una película de cine negro. Uno de los protagonistas es un director brillante y novel que tiene a su cargo a una de las actrices más veteranas del momento, Madame Noir, y va a tener que sufrirla durante dos horas. Ella es insufrible, al mismo tiempo que brillante y… menopáusicamente… loca. Yo quiero pensar que, como está cerca de la menopausia, tiene ese carácter bipolar… Más que nada por excusarla, porque es mi personaje. Mi directora dice “No opines sobre ella, siéntela. En todo caso, analiza por qué se ha convertido en una persona tan difícil”. Pero, ante todo, es una comedia, son dos horas de risa, vamos de un extremo emocional a otro, gritamos lloramos. El público pasa a ser parte de esta película desde el minuto 1, porque se convierten en los extras de la película, con lo cual están sujetos a lo que diga el director.


Quién diría que con este título íbamos a reínos…

Sí, y hasta a mí me cuesta mantener la seriedad en algunos momentos.

 Por tus canciones y tu estética, das una imagen de excentricidad. ¿Eres tan excéntrica como aparentas?

La verdad es que no. Hace muchos años creé un personaje que se llamaba Mónica Naranjo el cual jamás me llevo a casa. Sería ser alguien que no soy, yo soy la cara opuesta de ese personaje. Soy una mujer que trabaja, ama de casa, tengo un hijo, estoy
casada, tengo 6 perros, 2 gatos… una vida normal y corriente. Es lo que más gozo y para mí es un privilegio decir que la tengo.

En tus letras hablas mucho de luchar en un panorama en el que todo es hostil...

Hay de todo. Obviamente, a mí siempre me ha gustado trabajar en acordes menores. Cuando trabajas en estos acordes, todo es muy trágico. No puedes contar que te ha tocado la lotería  en un acorde menor ¡Como que no pega! Monica Naranjo es un personaje apasionado, que sufre por todo, eso es lo que la hace más atractiva. No obstante, estos últimos trabajos son reivindicaciones sociales, más que sufrir.

 ¿Eres feminista? Me lo sugiere las  canciones en las que hablas de  mujeres
No, si algo he aprendido en la vida es  que los extremos no son sanos. Soy partidaria de la igualdad y el buen rollo. En algún momento sí me he considerado feminista pero, afortunadamente, me di cuenta de que era el mismo error que el hombre que se considera machista.

¿Te extraña si te digo que para mí eres como la Madonna española?
Sí, me extraña, ¡porque yo, ante todo, soy una intérprete, no una show-woman! Pero lo agradezco.

Todo en ti me inspiraba fuerza, pero me parece que estoy hablando con alguien muy dulce… ¿Te ha traído algún problema este contraste?
No, no. Porque mi público siempre ha tenido muy claro cómo me manejo en el día a día, en el trabajo. No da lugar a desencuentros ni a malentendidos. Es un trabajo y un personaje.

 Me ha sorprendido mucho hablar contigo porque me esperaba una voz con mucha fuerza después de haberme empollado todas tus canciones esta mañana y suponer que estarías agobiada trabajando.
Si me hubieras pillado al mediodía, otro gallo hubiera cantado porque estaba hasta arriba. Pero ahora ya he terminado.

 Muchas gracias, Mónica.
Un placer muy grande, cuídate.

¡Salud!

0 comentarios: