lunes, 21 de noviembre de 2011

«Me retiré harta de los gusanos y la mierda que rodea este negocio» by La Voz de Galicia


Fuente: La voz de Galicia |B.R. SOTELINO VIGO

Mónica Naranjo no pisa los escenarios vigueses desde que lo hizo en el Auditorio de Castrelos, en plena efervescencia mediática con las canciones de los discos más exitosos de su carrera: Palabra de mujer y Minage. Una década después se reencontrará con Vigo este fin de semana. La estrella de potente voz y probado magnetismo actuará el sábado en el Auditorio Mar de Vigo con su nuevo espectáculo, Madame Noir.

-¿»Madame Noir» es algo completamente diferente a todo lo que ha hecho hasta ahora, porque mezcla teatro con música, no?
- Sí. Es teatro musical. La verdad es que es la primera vez en toda mi carrera que me he enfrentado a un espectáculo donde los guiones forman parte del mismo. Y la verdad es que está siendo un regalo.

-¿Y partió de una idea suya o fue una propuesta ajena?
-No, no fue idea mía. Hacía muchísimos años que tanto yo como Pepe Herrero, que es el maestro con el que trabajo, teníamos ganas de hacer un espectáculo minimalista, una gira con piano, que quedara así en plan anecdótico. Y de repente dijimos, ¿por qué esperar si podemos hacerlo ahora que estamos en un momento relajado y creativo? Lo que pasa es que luego se nos quedaba un poco cojo. Faltaba algo. Y hablamos con el productor con el yo trabajo siempre y le comentamos lo que queríamos. Él se encargó de montarlo junto a la directora, que es la que ha hecho los guiones. Así me encontré con un personaje que es Madame Noir, y un guión que había que memorizar.

-¿No hay margen para la improvisación?
-Sí. Lo mágico del teatro es que puedes adaptar la obra y el momento que estás viviendo. Nunca hay un espectáculo igual. Por haches o por bes el día es distinto. La gente en cuanto entra en el teatro forma parte también de la obra, con lo cual, todo puede pasar.

-¿Quién es «Madame Noir»?
-Es una diva venida a menos que roza la menopausia. Eso causa en su estado emotivo una bipolaridad que la hace graciosa y ella no se da cuenta. La estrella se encarga de hacerle la vida imposible al director y al resto del equipo. Todo ello va acompañado por la música, que es parte del repertorio que me ha acompañado a lo largo de estos 20 años de trayectoria y además nos hemos podido permitir el lujo de rescatar canciones que han formado parte de momentos importantes de mi vida, como Balada para mi muerte, de Astor Piazzolla, que es una canción maravillosa casi desconocida en España.

-¿En qué se parece «Madame Noir» a Mónica Naranjo, además de en las iniciales?
-Jo, pues espero que en nada, porque sería una lástima. El personaje es muy divertido pero da mucha penita, aunque lo que tiene que provocar es gracia. Es un espectáculo para hacer reír.



-¿Y no fue un poco «Madame Noir» en sus años de éxito más locos y desbordados?
-No. Yo siempre lo he dicho. Antes de retirarme de todo esto hace unos años se dijo mucho que dejaba el mundo de la música porque había caído en una depresión. No, lo reitero. Acabar harta no es acabar en depresión. Yo no me harté del éxito. De lo que te hartas es de las compañías no recomendables, de las mentiras, de la hipocresía, de las manipulaciones, de los ladrones, de los gusanos y la mierda que rodea a este negocio. El público no tiene nada que ver, es tan víctima como el artista al final.

Por primera vez, y aunque Mónica Naranjo también es un personaje en sí mismo, la cantante debuta en este espectáculo como actriz.


-¿Cómo se ve en ese papel?
-Si tengo que definirme como algo, yo soy el sucedáneo de una actriz. Actriz, no. La palabra actriz a mí me queda muy grande. yo hago lo que puedo. Es una profesión a la que tengo muchísimo respeto.


-¿Se notan los efectos de la crisis en el patio de butacas?
-Hoy la crisis se nota en todo, pero yo no me puedo quejar. Yo, no, A mí las cosas me van muy bien. Decir lo contrario sería mentir.

-¿Y para cuando canciones nuevas de Mónica Naranjo?
-Este mes se edita la colaboración que hice con el Dj Brian Cross, con el que hice dos temas de música disco, de la que estaba exiliada, y por otra parte estoy ultimando mi ópera rock. En enero grabo la parte sinfónica y la coral lírica y quedará vista para sentencia el año que viene. Mónica Naranjo - La Voz de Galicia - 21.11.11

0 comentarios: