viernes, 12 de abril de 2013

Mónica Naranjo: “Qué coñazo somos los ídolos” . Entrevista exclusiva en Shangay Express



Está encantada de actuar junto a Marta Sánchez y María José en México el 28 de junio en un espectáculo a lo grande, precisamente llamado Ídolos en concierto. Aunque la Naranjo, que es muy suya, dice que serlo es un coñazo. Nunca dejará de sorprendernos.

SHANGAY EXPRESS: ¿Estás tan ilusionada como tus fans ante este macroconcierto mexicano?
MÓNICA NARANJO:
 Sí, qué locura de proyecto. ¡Y lo están montando tan bien! El promotor [Hugo Mejuto] es con el que suelo trabajar cuando voy a México, y me encanta porque es un visionario. Hace muchos años que las mejores movidas de artistas femeninas las organiza él allí, con un éxito que es para quitarse el sombrero. Cuando vi el proyecto encima de la mesa, ya prácticamente cerrado, no me lo podía ni creer. Puede ser memorable, vaya momentazo.
S.E: ¿Qué se te pasó por la cabeza al saber que ibas a compartir cartel con Marta Sánchez?
M.N:
 Que ya era hora, porque era algo que teníamos pendiente desde hace mucho tiempo. Es como lo que me pasó con Rocío Jurado cuando participé en su especial. Llevábamos años intentando unir nuestras fuerzas, y cuando menos te lo esperas aparece la oportunidad, sin planearlo. Ahora sí que vamos a poder materializarlo Marta y yo, previsiblemente en cuatro fechas, en los puntos más importantes de México. Más que a trabajar, voy a disfrutar.
S.E: ¿Conoces a La Josa?
M.N:
 Personalmente no, pero me consta que ahora mismo es lo más en México. Habrá que echarle un vistazo a su discografía cuanto antes. Y si es verdad que, como dicen, mi música de los 90 le ha influido, aprovecharé para rememorar viejos tiempos [risas].
S.E: ¿Damos por hecho que recuperarás tus éxitos clásicos?
M.N:
 Algunos sí, claro. Cada artista tendrá algo menos de una hora, y yo he intentado reunir mi repertorio más relevante y adrenalínico, para que la gente no pare ni un minuto. Algunas de esas canciones no las interpreto en clave rock desde la gira de Tarántula, después solo las he cantado en clave sinfónica. Ha pasado mucho tiempo...
S.E: ¿Te has parado a pensar lo que supone volver a México con la categoría de ídolo?
M.N:
 No. Hace tiempo que no sueño con ese tipo de cosas; ya no pienso así. No espero nada, simplemente me adapto al momento que vivo. Sí tengo ilusiones, claro, pero no hago las cosas pensando en lo que pueda acontecer, me dejo llevar y trabajo con el máximo de los respetos y cariño. Si me hace ilusión actuar en México es porque allí estoy como en casa, y esta oportunidad supone volver a mis orígenes, con mi gente, sentir y oler de nuevo ese país. Pensar en eso sí me hace ilusión, ¿ves? Más que aparecer diciendo "¡Oh, soy un ídolo!". Qué coñazo somos los ídolos, hijo, de verdad.
S.E: ¿Aquí nos vamos a quedar sin verte recuperar tu vena pop?
M.N:
 Habrá que hacer algo especial para cuando cumpla los cuarenta [en mayo de 2014]. Hay quien los celebra con fiestas absurdas en casa, yo prefiero festejarlo sobre un escenario, que es algo mucho más intenso. Esos cuarenta tan bien puestos me pillarán en mi mejor momento, además. Valió la pena apearse en su día del tren en el que estaba subida para poder retomarlo después todo con más claridad y equilibrio.
S.E: Nunca has tenido tantos frentes abiertos, entre proyectos sinfónicos, dance y televisivos...
M.N
También estoy escribiendo. Me han encargado un par de libros, y en ello estoy. Ya tenía ganas de escribir algo que no fueran letras de canciones, que a veces me han hecho sentir maniatada; necesitaba más espacio para contar cosas. Así que estoy haciendo mis pinitos. Lo importante es no aburrirse, hay que estar activo. Ese es el secreto de la juventud.
S.E: ¿Cómo vas de fechas con tus nuevos proyectos?
M.N:
 Bien. Lo que pasa es que cuando te sientes tan libre te tomas las cosas con más calma. En vez de darle una vuelta a todo, le das dos. Ahora mismo estoy en ese punto con Lubna [su ambicioso proyecto sinfónico]. Es una obra con la que llevamos trabajando ya cinco años, y lo único que quiero es cerrar bien el proyecto, que no me quede mortificándome por el camino con alguna duda. Trabajar sobre una obra literaria y no ser esclava de un minutaje comercial es algo muy nuevo para mí. ¿Que es una obra compleja? Sí. ¿Que no es nada comercial? También. Lo digo para que nadie se espere escuchar Desátame 2, que todavía hay gente que me pide cosas así. ¡Cariño, si tengo casi cuarenta, no puedo estar todos los días danzando como una mona en el escenario! Que el pelo ya no lo tengo bicolor... [risas].
S.E: Aunque con Make You Rock has vuelto a coquetear con los ritmos bailables.
M.N:
 Sí, pero forma parte de una transición dentro de mi carrera pop. Y estoy encantada con el remix maravilloso que han hecho Tortuga. No estoy para nada desconectada del mundo disco, sigo muy puesta y codeándome con mucha gente. Mis proyectos personales van por otros derroteros, pero eso no quiere decir que deje de colaborar con mis colegas del mundo disco, que tanto me gusta. Lo importante es tener siempre un abanico amplio de posibilidades y seguir creciendo.


Nota: Esta entrevista sólo aparece en la edición online de Shangay.com. No en la edición impresa.
Síguenos en TWITTER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: