martes, 30 de julio de 2013

EL ARTE DE SER FELIZ CON MÓNICA NARANJO BY EL INFORMADOR

Visitará la ciudad el 29 de agosto
Asegura que encuentra ese instante de equilibrio perfecto
Disfruta de unos días de vacaciones antes de iniciar su gira musical ''Ídolos'' al lado de Marta Sánchez y María José




Texto cortesía/extraído de El Informador | Francisco González

Actualizada

GUADALAJARA, JALISCO (29/JUL/2013).-  Es feliz. Ella dice que muy feliz. El timbre en su voz y la convicción con la que lo dice lo demuestra. Mónica Naranjo vive días de plenitud y paz. Encontró ese instante de equilibrio perfecto que se da muy pocas veces en la vida, y lo que quiere ahora, es estirarlo al máximo.

Mónica, quien llama por teléfono a EL INFORMADOR desde Barcelona, España, disfruta de unos días de vacaciones, "con mi familia, y mis animalitos. Tomando fuerzas para lo que viene, y feliz. Muy feliz", recalca. Lo que viene para ella es una gira musical con Marta Sánchez y María José, en un concierto conjunto titulado Ídolos, que pisará el Auditorio Telmex el próximo 29 de agosto. Será una fiesta de rock y recuerdos condimentada con enormes dosis de pop.

Ella define sus vacaciones como un remanso de paz "previo a la tormenta", porque a partir de la última semana de agosto, ya no tendrá más días libres en lo que resta del año. Pero la Mónica Naranjo que llega al Telmex ya no es más la cantante juvenil que alguna vez irrumpió en México. Ahora es una artista que busca experimentar en todo tipo de terrenos comunicativos. "Lo hago porque me considero una mujer inquieta".

"Siempre combino muchas facetas --explica-- y me gusta experimentar, me gusta investigar. Experimentar en diferentes campos. Hace bastante tiempo que trabajo en televisión en mi país, lo hago prácticamente todo el año, y disfruto esa vena televisiva".


A la música y la televisión se suma otra pasión: Escribir. Mónica anuncia que editará un libro en "octubre, y otro en mayo o junio del año que viene. Conforme un artista cumple edad, y yo el año que viene cumplo 40, se ve en la posibilidad de hacer cosas distintas. No solamente en la música, sino en otros que permitan experimentar. Siempre hay cosas que aprender, que experimentar".


—España y América Latina viven momentos de crisis de forma cíclica, en lo económico y lo social. ¿Tú apoyas la tesis que este tipo de condiciones estimulan la creación artística?

No estoy de acuerdo, antiguamente, hace 30 ó 40 años, había muy poco presupuesto para hacer música, pero había muchísima creatividad. ¿Qué pasó después, por qué se detuvo esta creación de talentos? Por experiencia puedo decir que han tenido que ver las discográficas. En los años ochenta, noventa, surgían nacional e internacionalmente grandes artistas. Con su propio sonido, técnica, destino. Y las discográficas que surgían como espuma en esa época, los dejaban. Pero con el paso de los años las compañías preferían sonidos fáciles, y si veían que un sonido funcionaba, le pedían a todos los que comenzaban que sonaran 
igual.

—¿La decadencia de las disqueras modificó esta situación?

La crisis que se padece ahora mismo es bienvenida. Porque las redes están adquiriendo un gran potencial para la música. Cualquier portal permite subir y compartir la música a la gente, sin tener ningún tipo de intermediarios que te digan cómo llevar tu vida. Creo que estamos ante un ventanal creativo muy significativo. Las disqueras ya no van a poder lucrar más con esto. Los beneficiados ahora van a ser el autor y el artista, como debe ser.

—Has trabajado como juez en algunos programas de música. ¿Crees que la televisión busca crear sus propios ídolos, ante el hueco que están dejando las disqueras?

La televisión es distinta. Porque ellos buscan a los artistas que podrían ser virtuosos y versátiles para participar en un reality. Es un concurso limpio en cuanto a que no hay mano que decida quién se queda y quién se va, es la audiencia la que marca los que permanecen. Al menos donde yo he ejercido como juez. Lo que hace la televisión es abrir el campo de trabajo para los nuevos talentos, en este caso, quien manda es la audiencia.

—¿Cómo te llevas con tu pasado musical?

Bien, bien. El pasado está muy miel, es ese caminito que hemos recorrido para ser lo que somos. Hay de pasado a pasado, porque lo que sobrevive, a final de cuentas, son las letras de la canción. Que un tema tenga buena letra es lo que determina que esa pieza la pueda cantar cuando tenga 25 ó 50 años y suene bien. En mi caso hay mucho repertorio de ciertos éxitos que sé que no voy a poder cantarlos más. A no ser que sea para rememorar ese pasado. Con 40 años, cantar los temas de cuando tenía 17, como Supernatural, pues no, ya soy una mujer adulta y me saca de contexto.

—Son temas a los que les tienes cariño, pero se fueron quedando.

Siempre he dicho que la vida corre más que nosotros. Entonces no nos queda otra que adaptarnos, jamás va a ser de otra manera. Pero reafirmo: no significa que no ame lo que hice, al contrario, se ama, pero con el corazón abierto. Simplemente no es el momento de esas canciones. Ya pasaron.

—Mirando todos los momentos buenos y malos en tu carrera, ¿existe una frase o palabra que te define hasta ahora?

Creo que no podría decirla. Eso le corresponde a la prensa, porque soy mala para definirme. Entre colegas siempre me he sentido rara. Rara porque no me gusta lo fácil, o lo obvio. No creo que estemos aquí para tomar lo fácil, sino para aprender, sobre todo las adversidades. No vine al mundo para repetir el curso. Intentaré hasta el último día de mi vida aprender lo que la vida me conceda.

INQUIETA

Con mucho trabajo

El ''show'' de Mónica Naranjo en Guadalajara forma parte de la avalancha de proyectos que la ibérica tiene entre manos, y donde se incluye el lanzamiento de Lubna, su próximo disco, y que espera vea la luz en 2014.

Sobre el primer libro, titulado Come y calla, la intérprete de El amor coloca adelanta que el que presentará este año es de “recetas divertidas y vivencias personales”. El siguiente texto, que presentará el próximo año, será de corte autobiográfico y adelanta que expondrá sus vivencias más duros y cómo sobrevivió a la industria musical.

Naranjo adelantó que a finales del próximo año montará una ópera rock, con la que planea emprender una nueva gira en solitario.

Ídolos en concierto. Con Mónica Naranjo, Marta Sánchez y María José / Auditorio Telmex / 29 de agosto / 20:30 horas / Boletos de 350 a mil 800 pesos en taquillas y al sistema Ticketmaster

EL INFORMADOR / FRANCISCO GONZÁLEZ



Síguenos en TWITTER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: