lunes, 9 de diciembre de 2013

ENTREVISTA A MÓNICA NARANJO EN LA REVISTA 'PRONTO': "Cocinar es como una terapia"


La cantante , que participa como jurado de 'Tu cara me suena', presenta un libro con sus propias recetas culinarias.

Texto/ cortesía/extraído de Pronto | Texto: José De Santiago | Fotos: Editorial Martínez Roca y Gtres | Foto noticia David Arnal

La cocina es una de las facetas más desconocidas de Mónica Naranjo. La cantante ha escrito un libro, Come y Calla (Editorial Martínez Roca), en el que reúne las recetas que le enseñó su abuela y las que fue aprendiendo con el paso del tiempo. Mónica asegura que "cocinar es una de mis pasiones desde siempre. Por influencia de mi abuela, Chiquitina, y de mi madre. Éramos tres hermanos, nuestros padres trabajaban y cada uno desempeñaba una tarea: la mía era cocinar y recoger los platos".

PRONTO: Tu marido y tu hijo se muestran remisos a comerse los platos que elaboras con verduras.
MÓNICA NARANJO: Óscar, mi marido, las come, porque le he convencido de que son un alimento sano, pero ni él, ni nuestro hijo, Aitor, comen verdura con el gusto con que la como yo.

P.: Óscar te roba las recetas...
M.N.: Pero, ¿cómo sabes eso?. Menudo es. Los fines de semana me echa de los fogones para cocinar él solo, es que no me quiere ni como pinche. Coge mis recetas y las elabora como si fueran suyas, ja ja ja. Yo le digo que podría tirar un poquito de imaginación.

P.: Fue una faena escribir este libro mientras seguías una dieta.
M.N.: Pues sí. Fue muy duro. Y focalicé toda mi rabia en escribirlo.

P.: Llega un momento de tu vida en que cortas con todo y con todos, y decides marcharte a un pueblecito de Italia a recomponer tu vida. ¿Allí descubriste que cocinar puede ser buena terapia?
M.N.: Para mí, fue y sigue siendo una terapia. En los momentos en los que me siento muy angustiada o tengo muchísimo estrés, hago un parón y me voy a cocinar. Me ayuda a pensar, a ponderar y a apaciguar mis propios demonios.

P.: En Aquella etapa de 'ocultamiento' lo pasaste muy mal.
M.N.: Sí, porque nadaba contra corriente, me sentía infeliz, me di cuenta de que no tenía alicientes y no se me permitía desarrollarme creativamente. Entonces, decidí colgarlo todo e irme. Dejé a mi marido, me separé, me fui de mi casa... Pesaba 47 kilos y era mejor romper con todo antes que la cosa fuera a peor.

P.: ¿Cómo saliste del túnel?
M.N.: Necesitaba quitarme ciertos lastres, lo hice y ... muerto el perro, se acabó la rabia. Me alejé de todo lo que me hacía daño para recuperarme y vitalizarme, y encaré el futuro de una manera muy positiva. Soy una mujer optimista, emprendedora, a la que el miedo no le ha hecho estar contra las cuerdas en un ring. Al contrario.

P.: La muerte de tu hermano Enrique ha sido uno de los palos más duros de tu vida.
M.N.: Es que era para mí como un hijo. Iba conmigo a todas partes. Pero hasta de la muerte de un ser querido se aprende. Nos ha quedado una sobrina preciosa, una cuñada que es una hermana más...

P.: ¿Cómo apareció Oscar en tu vida?
M.N.: Ja, ja, ja. Me robaron en casa y apareció Óscar, que entonces era mosso d'escuadra. La primera sensación que tuve con Óscar cuando le vi fue de hermandad que hasta entonces yo no había experimentado. Fue lo que se puede llamar un amor a primera vista.

P.: Aitor es hijo de Óscar, pero lo sientes como tuyo.
M.N.: Lo único que me falta es haberlo parido. Porque lo he visto crecer, he estado a su lado en todos los momentos que me ha necesitado.

P.: He oído que quieres adoptar una niña.
M.N.: Sí. Pero ahora, tal y como se me plantea mi agenda laboral, sería muy egoísta por mi parte adeptar. Más adelante, lo haré.

P.:  ¿Sigues siendo tan rebelde como antaño?.
M.N.: La rebeldía es lo que le da sentido a la vida. Porque el conformismo es aburrido y, al final, te va matando lentamente.

P.: Rocío Jurado te preguntó si soñabas con retirarte en un escenario, y ti respuesta fue un rotundo no.
M.N.: Admiraba y quería a Rocío muchísimo. No se tendría que haber ido. Pero pienso que cuando alguien se marcha de este mundo es porque ya ha cumplido su cometido. Y si existe un cielo, Rocío estará a la derecha del Padre.

P.: ¿Preparas un nuevo disco?
M.N.: Sí, se titula 'MN 4.0',  lanzaremos el primer single en febrero.

P.: Coincide con el año de tu 40º cumpleaños.
M.N.: Como mis 40, va a ser muy simbólico, porque significa mi supervivencia en una industria que cada día agoniza más. Y es un gran logro, que voy a festejar con un disco en el que reversiono todos los éxitos de mi carrera.

P.: Sigues de jurado en 'Tu cara me suena'. Se ve que disfrutas mucho en ese concurso.
M.N.: Sí. Lo paso muy bien, me rio muchísimo.

P.: ¿Tienes algún favorito para el triunfo final?
M.N.: Tengo muchísima debilidad por Florentino Fernández, es un niño grande al que me comería a besos. Es muy buena gente y muy especial.

P.: Han intentado enemistarte con tu compañera Marta Sánchez...
M.N.: Y no lo han conseguido, porque somos como hermanas.

P.: ¿Vas a escribir otro libro?
M.N.: En eso estoy, y si Dios quiere lo presentaré el 23 de abril, día de Sant Jordi. Tratará de la supervivencia en el mundo de la música.

P.: Sé que tu hijo, Aitor, es tu mayor fan.
M.N.: Eso dice. Mi Aitor es un tipazo y muy buena gente. Y este año está un poquito enfadado porque Santiago Segura no sale en 'Tu cara me suena'.

P.: ¿A qué se dedica tu hijo?
M.N.: Es estudiante. Hace unos cursos para inventar videojuegos. Le apasiona desde pequeño ese mundo.

P: ¿Y qué pasa con esa opera que preparas desde hace años? 
M.N.: En ello estamos, y espero lanzarla el año que viene.

P.: Eres la primera cantante que conozco cuyo número de la suerte es el 13.
M.N.: Es que da suerte. Me cae simpático.

P.: ¿Es más importante la belleza del interior que la exterior?
M.N.: Para mí, sí. Si eres bella por dentro, eso se refleja por fuera. Y creo que es más fácil ser buena que mala gente.

P.: ¿Tienes todo lo necesario para ser feliz?
M.N.: Lo más importante que tengo ahora mismo es salud, y la tienen mi hijo, mi marido y mi familia. No hay motivos para que me sienta infeliz. Estoy en la mejor etapa de mi vida, en la más realizada. Veo a mi hijo, Aitor, y me digo: qué buen trabajo.

P.: ¿Y miras a Óscar y qué piensas?
M.N.: Qué algo bueno he hecho en la vida para poder tener un hombre como él a mi lado.



Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: