domingo, 8 de diciembre de 2013

MÓNICA NARANJO PORTADA DE 'SEVILLA MAGAZINE': "Hay que saber romper con todo"


La artista se aventura en el mundo editorial con 'Come y Calla, un primer libro dedicado a otro mundo, el de la cocina, casi tan importante para ella como el mundo de la música.

Texto cortesía / extraído Sevilla Magazine | Ricardo Castillejo

Su bisabuela, Robledo, era sevillana y su familia materna, - madre incluida-, también. Mónica Naranjo está ligada por sus ancestros a nuestra tierra aunque, hasta este reportaje, nunca antes se había vestido con trajes flamencos como los de Vicky Martín Berrocal, Cañavate o Soniquetes y Tarantas. Estos, concebidos como modelos de fiesta, han sido parte del vestuario utilizado en un escenario privilegiado como e de la casa del número 1 de la calle Fabiola en la que, además, Mónica lució otros modelos de las firmas tan prestigiosas como Rosa Clara o Manolo Giraldo. Una elegante forma de recibir esta Navidad en la que, en nuestra carta de Reyes Magos, no puede faltar Come y Calla, el fantástico recetario de cocina con el que la catalana se ha lanzado al mercado editorial contando anécdotas de su vida asociadas a diferentes platos de sencilla elaboración. Así, desde ensaladas a guisos, pasando por otros platos más exóticos y numerosos postres, la artista demuestra que no solo posee una voz privilegiada sino qu, a la hora de andar entre fogones, es también una chef de primera.

Mónica Naranjo vestida por Vicky Martin Berrocal C/ Cuna 51 (Sevilla). www.vickymartinberrocal.es. Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.



- ¿De dónde viene esta afición por la cocina?
- Ha ido por etapas. Con mi bisabuela fue muy importante. A los tres biznietos, que éramos como trillizos, nos ponía delante de una estufa con pan sevillano para que lo tostásemos. Luego, con mi madre, fue diferente porque ella y mi padre trabajaban todo el día y los hermanos teníamos repartidas las labores, con lo que hemos sabido cocinar de toda la vida.

- ¿Mejor cocinar o comer?
- Me encanta comer. A veces ponen platos enormes con una "patilla de rana" y no me gusta (risas). Da coraje pagar trescientos euros por una comida y comerte después un bocadillo de tortilla de patatas. Prefiero guisos y mi hijom "Aitorcito", es otro de buen comer (risas). Por otro lado, no son muy fan de la nouvelle cuisine. Sé que es arte y disciplina pero me quedo con lo tradicional y, en concreto, con lo mediterráneo.

- En Italia vivió una temporada, ¿verdad?
- Sí. Un año. Allí hay admiración por la cocina. Todo el mundo sabe preparar cosas y sienten verdadera pasión frente a la mesa.

Mónica Naranjo vestida por Cañavate C/ Don Alonso El Sabio, 12 (Sevilla). www.canavatemoda.com  Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.

- ¿Y qué le aporta cocinar?
- Es algo terapeútico. Cuando dejé la música, me ayudó. Estaba viviendo en un pueblecito italiano y conocía a las señoras mayores con las que compartía experiencias, recetas, descubrimientos... Eso me ayudó a recuperar la ilusión porque, al dejar mi trabajo, estaba asqueada. Es la profesión más bonita del mundo pero no me agrada lo que le rodea. No estoy de acuerdo. Los artistas debemos volar libres. No les puedes cerrar puertas en su creatividad ni entiendo cómo un productor que no sale de un despacho diga cómo tengo que orientar mi producción. Yo llevaba diez años sin parar, no estaba cómoda con la gente que me rodeaba, hacía un año y medio o dos que había dejado a mi marido... Pero no estaba depresiva ni dada de eso. Simplemente estaba harta. Por eso anuncié que iba a dejarlo todo y se produjo una alarma generalizada. Pesaba 47 kilos y solo les importaba mi carrera... Lo mío ha sido una metamorfosis, aunque no volvería. Era todo muy matemático y he logrado que haya más pausa. Mi agenda la manejo yo y, si hago una gira clásica, quiero disfrutarla.

- Se enfrentó a una decisión muy tajante...
- Pero me sirvió mucho. De hecho, me salvó. Tenía 28 años y fue cuando aprendí a vivir. Siempre soñaba con una persona que me esperara en casa, que me quisiera y dependía demasiado de lo laboral. Hay que saber romper con todo y tener claro lo que quieres. Me decían: "Te estás equivocando" ... Siempre he sido de visualizar y positivar y, si sucede algo negativo, es porque debía pasar para que te des cuenta de otros temas. Soy una persona que me escucho.

-  ¿Cuánto hay de verdad y de mentira en las leyendas urbanas que circulan sobre Mónica Naranjo?
- Bueno, no he sido nunca un hombre (risas). Una amiga me comentaba que tenía el alma de mujer con corazón masculino pero no estoy de acuerdo. Soy muy "tía". El personaje sí que es desequilibrado, sufre mucho y es un poco siniestra. Hay que saber la historia de atrás para hablar porque a veces somos víctimas de nuestro pasado.

Mónica Naranjo vestida por Manolo Giraldo C/ Rivero, 5 (Sevilla). Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.
- ¿Se parece la persona y el personaje?
- No. Yo no tengo nada que ver con Mónica sobre el escenario. Si fuera así estaría divorciada cincuenta veces y mi hijo ni me hablaría (risas). Ella es distante, fría, es un animal escénico. Es como un papel en el cine. Tengo mi guión y lo ejecuto. Lo intento separar para no enfermar de éxito. En casa, el personaje no entra. Es más, cuando mi hijo era pequeñito y venía de trabajar, me pedía que me quitase a Mónica Naranjo (risas).

- ¿Le reconocen por la calle?
- Muy raras veces. Solo tengo que ponerme un tacón y algo largo y ya me identifican...

- ¿La televisión ha ayudado a dulcificar su imagen?
- Lo mismo sí. Pero eso es bueno porque hace que te quieran más. Me río hasta de mi sombre. Tengo mucho sentido del humor y eso no lo puedo llevar a Europa.

- ¿Qué piensa cuando se ve actuar?
- Me sorprende de que pueda hacerlo y me causa cierta extrañeza.

Mónica Naranjo vestida por Soniquetes y Tarantas Avda/ Cáñamo, 10 (Sevilla). www.soniquetesytarantas.com  Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.

- Dentro de la farándula, ¿pueden tenerse amigos?
- ¡Claro! Aunque no opino sobre nadie ni expongo el mío como ningún ejemplo. También tengo mis miserias y mis debilidades. No soy perfecta ni he ido nunca de la guapa o la "sexy". En todo caso, he sido la "rara" (risas). Algunos, al conocerme, me confesaron que pensaban que estaba loca perdida. Es lo divertido. Cada uno tiene su isla y ahí crecemos como podemos y nos dedicamos a nuestra disciplina. No soy la mejor voz de este país, Pastora me emociona, Diana Navarro es maravillosa, Marta Sánchez, Marina Heredia ... Siempre hay que alegrarse del bien ajeno. Es sano y constructivo.

- ¿Cuál es el lugar, en todo este panorama, de su marido, Oscar?
- Es el principal valor de mi vida. Mi talón de Aquiles. Si no lo tengo, no puedo con esto porque es dura esta profesión tan nómada. Me ha enseñado puesto que, aunque siempre haya sido segura, me ha dado más seguridad. Es esencial alguien que te escuche, que te calme ... Padezco terror escénico antes de salir a cantar y él me ayuda mucho para superarlo. Nos conocimos a través de unos amigos y pasaron varios años hasta que nos atrevimos a dar el paso y formalizar aquello.

Mónica Naranjo vestida por Rosa Clara C/Cuna, 52 (Sevilla). www.rosaclara.es  Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.
- ¿Ha cambiado su concepto del amor?
- Sí, claro. Todo tiene una edad. Cuando eres joven tienes más paciencia y más ganas de jugar. De mayor te apetece asentarte.

- ¿Hace y dice lo que quiere?
- Sí. No le puedo caer bien a todo el mundo y hay que vivir lo que uno quiere. No me importa lo que digan. Lo que me lleve de aquí es lo que me voy a llevar.

- ¿No hay "más allá"?
- Supongo que pasamos a otra dimensión. Dejamos de tener cuerpo y nos liberamos ... Es otra fase.

- Hablemos de su Navidad ...
- La celebramos en casa y es preciosa. Adornamos todo en el puente de la Constitución: montamos el árbol, ambientamos las habitaciones con olor a canela... La chimenea es el alma y el corazón de la vivienda. Son fechas para estar en familia y hacer examen de conciencia, tomar nota de lo bueno y malo y comenzar el año con energía. Intento no pensar en la tristeza. Sé que mi hermano Enrique no estará pero hay que seguir por los que sí están.

- ¿Algún plato 'estrella?
- Una buena escudella, canelons, tiramisú... De turrones y mantecados no somos mucho... Y luego está el pollo con manzanas y ciruelas de Oscar, que es una delicia. La cocina es mi territorio y no suelo dejarlo entrar pero, en ocasiones especiales, sí. Mi abuela, de 84 años, es de Granada, y se mantienen muchas costumbres andaluzas.

- Dígame un deseo para 2014...
- Salud por un tubo. Entraré en los 40 y lo hago muy contenta porque es una edad estupenda. No los cambiaría por los 20 ni los 30. Internamente es el mejor momento de mi vida. Haré una recopilación de los éxitos que más me han marcado con nuevos arreglos en Mónica Naranjo 4.0 y publicaré otro libro contando la forma de autosuperarse y las personas que más me han ayudado para superar lo irascible, lo decrépito de un camino sola. Mis orígenes son muy, muy humildes pero nos han dejado un "par de cojones" como herencia. No hay que tener miedo. El "no" ya lo tienes, y , si te caes, te levantas y continúas. Eso no es perder, sino siempre ganar. Lo que pasa es que es un esfuerzo duro. Sin vivir un infierno no se puede salir de lo duro. Solo se trata de decir la verdad y punto.

Mónica Naranjo vestida por Misura Costura C/ Muñoz Olivé, 3 (Sevilla). Fotos cortesía/extraídas / disponibles a calidad en la revista Sevilla Magazine.

- Antes de terminar, describamos el sabor de varios conceptos como, por ejemplo, el amor...
- Es un chocolate. Dulce y amargo en ocasiones. El azúcar depende de ti...

- La maternidad....
- Sería un saber intenso...¡El café! Hay que estar continuamente despierta. No puedes quedarte dormida sea cual sea la edad (el mío tiene 21 años).

- La profesión...
- A gingseng. A colonia y a tierra.

- La política....
- A nada. ¿Tú entiendes algo? Yo no...

- ¿La amistad?
- A manzanas caramelizadas, a chupa-chups Kojak ... (risas). Siempre es una sorpresa ... buena o mala...

- ¿Y Mónica Naranjo? ¿Cuál es su sabor?
- Todavía no lo sé.  Como siempre se me ha hecho tierno, por lo entrañable, me gustaría que supiera a toffee... Aparte, me sale muy bueno (risas).


MAKING OFF... MÓNICA NARANJO

Que nadie dude que los sueños se hacen realidad porque, tener a Mónica Naranjo como una más de nuestro equipo, es uno de ellos materializado en este número gracias a la colaboración de un estupendo estilista como Gilbert Yáñez y un representante pendiente de todos los detalles como es su marido, Oscar Tarruella.
Los tres viajaron desde Barcelona a Sevilla para atender la llamada de nuestra revista durante una jornada que se prolongó desde primeras horas de la mañana hasta la una y media de la madrugada y en la que no faltó el 'Cumpleaños Feliz' que Mónica cantó, junto al resto, para felicitar a nuestro asesor de artes, Javier Mascareña. Fue el punto final para un inolvidable camino de emociones donde, una vez más, descubrimos  que, las más grandes "estrellas", son las personas más sencillas. Esas que hacen que todo sea fácil y bonito. ¿Alguien puede pedir un mejor regalo de Navidad?

STAFF

Reportaje gráfico: Le petite chambré (lapetitechambe1982@gmail.com)
Producción: Pepo Rocha y Josan Muñoz
Maquillaje y Peluquería: Gilbert Yáñez
Asesores artísticos: Javier Mascareña y Jacol Rodríguez
Sastrería: Yolanda Rivas y MariÁngeles Acosta.
Decoración navideña: Manuela de los Santos
Fuente de chocolate: Chocolatier
Cupcakes: Cupcakesandgo
Zapatos y complementos: Emporio Donna
Catering: Restaurante Los Palillos
Localización: Casa calle Fabiola 1
Hotel Mónica Naranjo: Hotel Ribera de Triana


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: