jueves, 3 de abril de 2014

REPORTAJE EN LA REVISTA SEMANA: Mónica Naranjo se define: "Soy ama de casa y madre"



Espectacular reportaje aparecido en la Revista Semana Nº3870 (9 de abril) con motivo de su proyecto televisivo en A Bailar! y el lanzamiento de su nuevo disco, "4.0". Disfrútalo!.

Texto cortesía/Extraído Revista Semana | Olga Pérez. Fotos: José Irún, David Arnal y Antena 3

La gran diva de la música española se desmitifica a sí misma y apuesta por su familia y por poner una sonrisa ante la vida.

Mónica Naranjo es una artista peculiar como pocas. A punto cumplir 40 años, lo celebra sobrada de proyectos: un nuevo disco, 4.0; una ópera rock literaria, Lubna; y dos programas en Antena 3, Tu cara me suena y ¡A bailar!, donde se ha estrenado como presentadora. Una etapa espléndida en la que reivindica el equilibrio.

¿Cómo te vas encontrando como conductora de ¡A bailar!?
Todo está siendo diversión en el plató. Cuando veo salir a los concursantes maquillados y vestidos, nos morimos de risa. Por otro lado, lo sigo sufriendo. Para mí es una faceta nueva y me exijo mucho. Me suelen dar el guión el mismo día, y siempre me queda la espina de que podía haber salido mejor... El resto es un placer. La gente es generosa y cariñosa. Te los comerías. Además, las parejas son muy auténticas, se quieren mucho.

¿Te animarás algún día asacar a bailar a tu pareja, Óscar Tarruella, que también es tu representante?
No lo creo... Es un megavasco para eso, dice que no y es que no. Yo le hago bailar en casa. Nos ponemos como locos con el Dancing Queen de Abba, pero en el plató va a ser que no...

«Soy muy positiva»

¿Pides o te dan consejos para presentar?
En general me dejan muy libre. Hay que aceptarse. A mi gente le importa que yo esté bien.

¿Qué te aporta la televisión?
La televisión, sin yo quererlo, me ha dejado mostrarme a mí misma. La gente pensaba que era altiva, distante, angustiada, incluso amargada... 

¿Y cómo eres?
Soy una ama de casa, madre de familia...

¿Nada de eso de diva?
¡Eso es en el escenario! Yo me adapto al personaje como Mónica Naranjo. Pero en mi día a día estaría enferma y más sola que la una. Es muy intensa la Naranjo... En la vida, cuanto más simples sean las cosas, mejor. La risa es una de las mejores medicinas que existen y a mí me encanta reír. Soy muy positiva. Me río mucho de mí misma. Pienso que la vida es un regalo para disfru-tarlo, no para sufrirlo. También la risa puede ser un escudo frente a otras cosas... Yo no soy de fingir. Si tengo unos días malos, no me importa decir que estoy mal.

Estás a punto de cumplir 40 años, ¿cómo lo llevas?
Yo estoy en el mejor momento de mi vida. Y proclamo mi edad a los cuatro vientos. ¡Estoy tan feliz! De haber llegado aquí sana, equilibrada...

Y además, más delgada, en forma...
Bueno, yo me he cuidado siempre, pero hace un año me detectaron intolerancia al gluten, y te quedas seco como la mojama. Ahora como de todo, pero con más cuidado.

Has publicado Come y calla, un libro de cocina, y parece que ya preparas el segundo...
Ahora estoy con la cocina para celíacos y la repostería especializada en eso, que es un mundo que no se ha tratado tanto. Pero poco a poco. Soy intrépida e inquieta. En casa, a la gente que viene la pongo a prueba, mezclo salado y dulce... El pollo con ciruelas está buenísimo, y el sándwich de piña con atún. 

«En la cocina, silencio»

¿Cocinar es tu terapia?
Totalmente. En fin de semana me pongo a hacer platos. A veces me inspiro en mi cocina, pero en
realidad más bien vacío la cabe-za y me quedo en silencio.

En mayo lanzas tu nuevo disco,4.0; preparas la ópera rock literaria Lubna; sigues presentando... ¿Eres una superwoman?
No... Mis amigas siempre se reían de mí, porque yo era madre y ellas no. Ahora que ellas lo son y mi hijo, Aitor, tiene 21 años y ya es mayor, y ya no soy la mujer de su vida, sino la tercera o la cuarta... tengo tiempo para todo. Y con mi marido estoy como en la etapa de novios.

Ahora que tienes tiempo, ¿te animarías a ser madre de nuevo?
Nunca digo que no. Ahora mismo no podría quedarme embarazada, pero me gusta ser mamá y no lo descarto. Me quedan siete u ocho años... Ahora las mujeres estamos muy activas. No es como antes. 

Con el ámbito familiar muy cubierto, ¿ya no sientes el vértigo del triunfo, la ambición?
Para mí crear una familia ha sido mi verdadero éxito. La música y la televisión es un trabajo. Una vez llegó, da igual. Es como el día de la marmota, todo se repite.

Entonces, ¿tus grandes éxitos ya los has vivido?
Yo sí (contesta, tajante).

«Estaba harta de todo»

¿Has superado ya aquel bajón emocional que sufriste hace unos años?
No sé si era un bajón, pero estaba harta de todo. Cuando lo único que te rodea es áspero y gris, te retiras y ya está. Es lo mejor que he hecho en mi vida. E incluso estoy agradecida. De no haber sido así, a lo mejor no estaría hablando ahora contigo. Muchas veces le digo a mi hijo: «De lo bueno se aprende, pero de lo malo, un máster». 

¿Qué queda de aquella chica que buscó su sueño de artista en México?
Ah, ¡pobre inocencia! Pero bueno, me sigo riendo mucho y tengo mucho humor.

Volverás de gira en junio, ¿qué vas a ofrecer esta vez?
He pedido una gira corta. Llegar a 30 galas y parar. Suficiente. Tampoco me apetece irme fuera. Este año, en casa. Es como volver a mis raíces.

Tú, la del pelo bicolor, ¿sorprenderás con nueva imagen?
Están en ello... Losson Couture están planeando un cambio radical. He visto algunos bocetos y solo puedo decir que no van a dejar indiferente. 

En Tu cara me suena estás con tu amiga Marta Sánchez, ¿cómo es trabajar con ella?
Ay mi rubia... Ahora flipamos con ella con las cosas que dice y nos calla a todos. Yo la quiero tanto... Nos conocemos desde hace años, pero nos ha unido mucho más la gira que hemos hecho en México; tenemos un lazo más íntimo. Siempre digo: «Mi rubia y yo», juntas. Ella y yo somos muy parecidas, de no preocuparnos por lo que no se puede arreglar.

¿Para cuándo un dúo? 
Ahí estamos. En México sí lo hicimos. Imagino que ocurrirá en algún momento.

«Deseo tener salud»

¿En qué fase vital estás?
En la mejor y en la más equilibrada. Deseo tener salud. Eso es lo más importante.

¿Cómo es un día tuyo?
Me levanto temprano, o no, desayunamos, mi hijo viene a mediodía, comemos, trabajo... Y la cena es el momentazo para mí y mi marido, que es cuando hacemos el resumen del día, con una copa de vino...

Con tanto ajetreo, ¿tendrás tiempo para vacaciones este verano?
Sí, en agosto nos vamos a ir mi marido y yo en coche a la Toscana. Una ruta preciosa gastronómica, comeremos de todo, nos pondremos hasta arriba y volveremos con la pancita llena como buditas. Sin prisas, como dos enamorados...

14 años de relación

Llevas mucho tiempo con Óscar... 
Llevamos 14 años juntos y estamos más enamorados que nunca. Lo hacemos todo juntos. Yo le digo: «Si tú te mueres, yo me muero». Debo haber hecho algo bueno en la vida.

¿Y cómo es él?
Siempre me ve bonita, aunque haya dormido poco y tenga la cara fatal. De mi primer marido, no hablaría, pero este es el momento más dulce de mi vida. Fíjate cómo será que la rubia lo quiere más que a mí, con eso lo digo todo. 







Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: