domingo, 8 de noviembre de 2015

Mónica Naranjo: «Cuando tenía la edad de estos niños yo era tonta» by ABC




Texto cortesía/extraído de ABC.ES | Carmen Aniorte

Mónica Naranjo ha pasado de «Tu cara me suena» a convertirse en jurado de la segunda edición de «Pequeños gigantes» en Telecinco (lunes, 21.50 horas), en el que afirma que veremos «momentazos» y artistas «capaces de llenar un escenario».
-¿Cómo fueron los primeros días de grabación?
-Ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida. Intenso y bonito. La responsabilidad te hace que cuando llegas a casa te llevas la penita encima porque algunos son muy chicos. Cuando son adultos es distinto porque están más preparados, pero a los niños cuesta un mundo.
-Según usted ¿qué cualidad tienen que tener para tener el grado de gigantes?
-Yo parto de la idea que todos lo son. El casting ha sido enorme. Al final entran unos pocos pero eso no quiere decir que los que se quedan en el camino no sean gigantes. Este año, a diferencia de la edición anterior, son más disciplinados. Vengo de hacer distintos talent shows con adultos me he dado cuenta de que los niños pequeños tienen más rigor, son más disciplinados y, sobre todo, con ilusión a manos llenas. Estoy gratamente sorprendida que de cuerpos tan chiquitos puedan salir cosas tan increíbles como mágicas.
-¿No le asusta que su valoración no sea la más acertada... vamos no teme equivocarse?
-No me diga eso que cojo la puerta y me voy. Tratamos de ser un poco mamás. Vienen tan preparados que todo son notas altas.
- «Pequeños gigantes», «La voz Kids» (1 y 2), «MasterChef junior»... ¿No cree que hay overbooking de niños mostrando sus habilidades en televisión?
-A los que nos gustan los niños nos gusta verlos a todas horas. En general, yo creo que no sólo es importante tener talent shows para los niños, también para los adultos porque desgraciadamente es el único mecanismo hoy para poder seguir sumando algo a un sector que está tan huérfano.
-¿Son los niños los grandes olvidados en la televisión actual?
-Hay muy poca programación destinada a ellos y hay muy poca programación musical, en general.
- Cuando era niña ¿se hubiera presentado a un programa como «Pequeños gigantes»?
- Admiro a todos y cada uno de los participantes. Hay momentos en los que me quedó embobada mirándolos y me doy cuenta que cuando era como ellos yo no era así de atrevida: era tonta. Gracias a Dios los tiempos cambian y las nuevas generaciones se atreven más con todo.
-¿Hay algo que no perdonas?
-Lo que no perdono nunca ya sea niño o adulto es que no se esfuerce. Si vienes a concursar sabes que vas a tener un mes o dos meses en los que te vas a tener que centrar muchísimo y vas a tener que esforzarte. Aquí se viene a aprender. Mi deseo es que hubiera academias donde los niños pudieran cursar una carrera artísticas y hacer realidad sus sueños. No hay academias públicas donde un niño se pueda preparar, sólo las privadas y eso no todo el mundo se lo puede permitir.
-Por lo que llevamos visto ¿las actuaciones le llegan al corazón?
-Sí. Hay momentazos. Los veo tan pequeños pero tan grandes al mismo tiempo. Fíjese que el escenario es grande, pero lo ocupan y lo llenan.
-Como miembro del jurado, ¿ha sacado alguna lección?
-No una sino muchas. Sobre todo a morderme la lengua. Soy muy directa. En casa me dicen que el día que me muerda la lengua me enveneno. Aquí tienes que saber controlarte, ser sincera y decirlo de la mejor manera para no enfadar al niño.
-¿Qué tiene «Pequeños gigantes» que le hizo dejar Antena 3 y pasar a Telecinco?
-Soy muy inquieta. No soy de estar en un mismo sitio mucho tiempo. La comodidad al final no nos gusta a las personas inquietas. Cuando me llamaron de Telecinco era un momento en el que yo necesitaba un cambio, no sólo musical. Necesitaba un cambio después de estar varios años en Tu cara me suena y quería hacer otras cosas. No siento ningún tipo de vértigo por estar en otra cadena. Soy de la opinión de que en la vida, cuando ocurren las cosas es por algún motivo. Siempre me he guiado por mi instinto y por ahora no me puedo quejar.
-¿Cómo veía Telecinco antes de estar en Telecinco?
-Pues como vemos todas las televisiones, entretenimiento. No soy una persona que tenga mucho tiempo para ver la televisión. Trabajo dentro de ella, pero tengo tantas responsabilidades que no me da tiempo a estar delante de la pantalla. El poco tiempo que tengo se lo dedico a dos de mis grandes pasiones: leer y estar con los míos.
-¿Dónde se siente mejor Mónica Naranjo, en un plató o sobre un escenario?
-Son cosas distintas. La televisión y la música son mundos diferentes y no tienen nada que ver. Siempre digo que la televisión la disfruto, la música la sufro.
-Tal y como están las cosas ¿se ha puesto difícil triunfar en la música?
- Antes era todo mucho más fácil. Tenías más lugares donde poder promocionar tu trabajo.
-¿Va a ser la próxima representante de España en Eurovisión?
- Quién piense eso se puede quedar sentado esperando. Es la mentira más grande que existe dentro del mundo de la música. Ver lo de Edurne este año ha sido vergonzoso. Fue una interpretación perfecta con una ejecución espectacular y relegada a ese puesto. Como compañera me sentí indignada y como espectador me sentí engañada.
-Pensando de esa manera, ¿cómo es que estuvo como jurado el año pasado?
-Lo hice a modo de prueba, quería ver cómo iba eso. Después cuando ves el buen trabajo y el esfuerzo de Ruth Lorenzo y que quedara en el lugar que quedó... No es que tire para casa; es que es pura realidad.

Mónica Naranjo - ABC - 08.11.15


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: