jueves, 19 de noviembre de 2015

Mónica Naranjo: "Por llorar no me siento más débil" by Supertele



Mónica Naranjo muestra su faceta más humana gracias a los niños de 'Pequeños Gigantes', el show de Telecinco que le recuerda a sus comienzos en la música.

"Por llorar no me siento más débil"

La cantante, que publica nuevo disco tras siete años, nos confiesa sus miedos, las cosas que le emocionan y sus proyectos en la tele.


Texto cortesía/extraído Supertele/Teleprogramas | R. Cabezas y M. Almodóvar | Fotos: David Arnal, José Irún y Archivo HEARST.

Concurso. Lunes, 21:50h. Telecinco

Lejos de aquella imagen transgresora que la persiguió años en la música, Mónica Naranjo lleva tiempo mostrando su verdadero yo en televisión. Carácter le sobra, pero la jurado del espectáculo Pequeños gigantes, de Telecinco, es una mujer sensible y sencilla, a la que le gusta cocinar, bañarse en el mar y jugar con sus mascotas.

¿Te incomodaba ir de diva? 
No, fue muy divertido. De hecho, todavía me pongo esa máscara en según qué momentos. Aquello fue un personaje, casi una parodia. Quisimos hacer algo extremo porque yo he visto que a una artista se le cae algo y vienen 50 personas a recogérselo. A ver señores, que cagas y meas…

Te derrites con los niños… 

Trabajar con ellos es un mundo aparte, mi primera experiencia fue en Tu cara me suena mini. La inocencia, la espontaneidad y la veracidad que transmiten no te la da ningún adulto. En Pequeños gigantes las emociones están a flor de piel y te preguntas cómo son capaces de montar unas coreografías tan geniales, por ejemplo. Si yo a su edad era un pato (risas)… Con la música, igual. Los mayores estamos hablando horas y horas por teléfono, que es fatal para la voz, pero los críos guardan una disciplina envidiable. ¡Cuánto tenemos que aprender!



"Lo de ir de diva era una mascara y fue divertido"

Te imaginábamos a lo Cruella de Vil. 
Florentino Fernández y Marbelys Zamora me pintan así siempre, pero aquí una se quiebra. Vienen con tantas ganas de transmitir y compartir cosas… Eso sí, hay que exigirles porque se juegan una beca de formación.

¿Ves tu infancia reflejada en ellos? 
Sí, mis recuerdos están vinculados con la música, es mi segunda piel. En casa cantaba continuamente y era como un juego en el que focalizaba mis sentimientos. Desgraciadamente, mis padres no tenían nada que ver con esto y no me apoyaron demasiado. Querían que estudiara.

Conociste a Salvador Dalí. 
Figueras [Girona] ahora es una ciudad, pero antes era un pueblo fronterizo. Él vivía allí y tratábamos bastante con él. Fue un genio, una persona maravillosa que, además, era íntimo de unos amigos de mi familia.

"De Dalí aprendí que hay que guiarse por la pasión"

¿Te dio algún consejo? 
Con 14 años me daba mucho respeto. De él aprendí que había que guiarse por la pasión. Mezclaba tantos caminos e idiomas, que su sola presencia ya te sorprendía. Era increíble.

¿Sabía que querías ser artista? 
Se lo dijo mi madre… Antes pasaba de mí, pero en cuanto lo supo se abrió un canal de comunicación entre nosotros, ¡hasta me guiñó un ojo! Pero no le llegué a cantar porque era vergonzosa.

¿Te hubieras presentado a un concurso como Pequeños gigantes?
Viniendo de una familia humilde, mis hermanos y yo [Enrique y Raquel] no hemos tenido una formación hasta los 15 años, cuando pudimos compaginar el trabajo con el estudio. La oportunidad que te da un espacio así es enorme porque que no te toca un viaje a Disneyland, sino una beca de estudios. El que sueñe con ser artista tiene una gran oportunidad porque los conservatorios son muy caros.

Jesús Vázquez te regaña por ser demasiado técnica. 
¡Es un exagerado! Solo ha habido un crío que no me ha entendido en todos los programas… ¡Pobre! Es normal porque son pequeños y cuando les mencionas la disciplina o les comentas que hay que trabajar un ejercicio les suena a chino. Los músicos hablamos con mucho tecnicismo.

¿Cómo reaccionas cuando lloran?  
Me siento un bicho. Cuando trato con adultos, llevo mejor tomar decisiones. Por mucho tacto que tengas, son sensibles y es fácil quebrarlos emocionalmente. Al final se lo toman como un juego para aprender y hacer amigos.

¿Tú cómo encajas las críticas? 
No leyéndolas (risas). Para mí es más sano no leerlas e ignorarlas.

En breve sacas disco… 
Sí, Lubna. El primer single se titula Jamás y se estrena el 4 de diciembre. ¿Críticas? No puedo estar todo el rato pendiente de los comentarios porque no sería feliz. Me encanta el disco.

¿Ha sido un trabajo fácil? 
Para nada. Ha sido una grabación larga y muy intensa. Las mezclas fueron un dolor de cabeza, pero me siento orgullosa de mi trabajo y el de mis compañeros. Es una ópera rock y espero que guste.

¿Grabarás más en el futuro? 
La verdad, no lo sé. Voy tengo mi ritmo, voy conforme sople el viento. Si tienes exclusividad con algo o alguien, ya no eres libre. Yo decido qué me apetece hacer, cuándo y cómo.

¿Volverás a hacer un disco en inglés como Bad Girls
No tengo buen recuerdo de aquel álbum… ¡Fue una mierda! Y no por cantar en inglés, sino porque no estaba convencida. Componer tiene que ser algo orgánico y que se identifique conmigo. No volveré a hacer una cosa así.

Sobre el escenario… ¿ahora gestionas mejor los nervios? 
Desgraciadamente no y va en aumento según cumplo años. El miedo escénico sigue ahí porque respeto mucho lo que hago.

¿Has sacrificado muchas cosas por triunfar en la música? 
Claro, pero cuando haces lo que te apasiona, no tienes las sensación de haberte perdido nada.


"El miedo escénico sigue ahí, incluso va en aumento"

Maduraste muy joven. 
Y mis hermanos también. Mi presente no era fácil y tuve que espabilar. No me arrepiento. Hay que lamentarse de lo que no haces, no de las decisiones. Aprender de los errores es una obligación.

¿Te emocionas con facilidad? 
Sí, a veces que uno no puede aguantarse… Cuando alguien llora o se emociona, me contagio. Pero no me siento débil, al revés, me noto más humana que nunca.

¿Guardas tiempo para alguna locura o ya no tienes ganas? 
¡Claro! Qué sería de la vida sin locuras o sentimientos, estaríamos muertos… Ahora me he aficionado a bañarme en el mar incluso en invierno. Me hace estar en contacto con la vida.

Además, te apasiona la cocina.
¡Y soy bastante creativa! Me gusta inventar platos, experimentar con los sabores… Pero con esta agenda tan apretada, al final acabo haciendo algo al vapor o a la plancha. Los guisos de siempre requieren fuego lento y, sobre todo, tiempo, que ahora no tengo.

¿Eres solidaria?
Mucho, pero prefiero que no se sepa porque me incomoda que la opinión pública o los medios se hagan eco. Prefiero los encuentros privados con alguien enfermo, por ejemplo. Y en las redes sociales me vuelco siempre que solicitan mi ayuda.

Si pudieras… ¿lo dejarías todo para crear una fundación?
Intentaría compaginarlo porque si te organizas, se puede. Me gustaría algo relacionado con animales, niños o ancianos.

¿Añoras Tu cara me suena?
Sí, pero necesitaba algo más para evolucionar. Era reacia a trabajar en televisión, pero me ha servido para demostrar como soy.

"¿Quién ha dicho que pagan bien en televisión?"

¿Ves esta edición? ¿Favoritos? 
Ojalá gane Ruth Lorenzo, es mi amiga.

¿Lo bien que pagan compensa las largas jornadas de grabación?
¿Quién ha dicho que pagan bien? De todos modos, Pequeños gigantes lo haría gratis.

¿Te ves de coach en La voz?
Siempre digo lo mismo. Es un formato genial y mis compañeros ya hacen una gran labor.

¿Tienes algún proyecto?
Estoy grabando un piloto de algo que explotará mi parte canalla.



Piropos y buen rollo en plató
Su pasión siempre ha sido la música, pero Mónica es una artista polifacética que ha probado como actriz y hasta como presentadora. Fue en 2014 en ¡A bailar!,  un concurso con famosos de Antena 3.
Antes se estrenó como jurado en dos shows musicales, Tu cara me suena (2011-2014) y El número uno (2012-2013), de la misma cadena. Pero es ahora en Pequeños gigantes donde está disfrutando a tope: "El buen rollo es brutal. Florentino la está liando siempre. Ya lo conocía y luego es un blando; tiene un corazón enorme, ¡lo adoro!. Pero es el más gamberro con diferencia...". El presentador Jesús Vázquez, en cambio, se derrite con ella: "Se ha abierto en canal y lo ha dado todo".




Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: