sábado, 30 de enero de 2016

ENTREVISTA EN EL CONFIDENCIAL: "MILEY CYRUS ES UNA ORDINARIA"



La cantante catalana publica 'Lubna', su trabajo más ambicioso hasta la fecha, que apuesta por el formato ópera-rock

Texto cortesía/extraído de El Cofidencial | Texto: Víctor Lenore | Fotos: David Arnal

Mónica Naranjo llega media hora tarde. La lluvia le ha pillado en la calle sin paraguas y necesita su tiempo para tener el pelo perfecto. También se ha mojado más de la cuenta en el plano musical, publicando el trabajo más arriesgado de su carrera. Se titula ‘Lubna’ y suena como meter a Evanescence, Eurípides y Marlyn Manson en la misma habitación, con la Orquesta Sinfónica de Elche y el telediario sonando a todo trapo. Naranjo siempre ha sido una artista con ganas de llegar al límite y este salto mortal no dejará indiferente a ninguno de sus seguidores.

Pregunta. ¿Cómo nace 'Lubna'?
Respuesta.Todo comienza hace siete años. Tengo un amigo que yo sabía que leía y que escribía, pero no se me ocurrió que podría hacerlo tan bien. De repente, un día, me dejó leer un borrador, que devoré totalmente. Me encantó la historia y me encantaron los personajes. Se lo pasé a Pepe Herrero, mi compañero en esto, que tuvo la misma sensación. Nos pareció una pasada. Nos sentíamos como si hubiéramos descubierto América. Nos movió muchas cosas por dentro. Probamos a musicalizarlo y todo fue fluyendo perfectamente.

Has definido el álbum como un ópera-rock. ¿Hubo alguna que te inspirara especialmente?
Buff, muchas, voy bastante al teatro y a ver musicales. Por citar uno, me marcó 'Jesuscristo Superstar', en versión Camilo Sesto, es una representación a la que tengo mucho cariño porque yo también he llegado a protagonizar. Es una obra maestra. Pero no nos hemos fijado en lo que ya estaba hecho, sino que hemos intentado crear algo nuevo.

¿Tienes claro como va a ser el directo?
No me lo puedo imaginar. De momento me centro en la promoción. Tal y como está la industria, es complicado un montaje así. Lo único que tengo claro es que tendría que hacerse en teatros y auditorios. El público se merece que estemos encerraditos viviendo el auténtico calor y el auténtico dolor de esta obra. Ha sido complicado ya grabar el disco, que es autofinanciado, así que imagínate montar la gira.



El público se merece que estemos encerraditos viviendo el auténtico calor y el auténtico dolor de esta obra.

¿Qué ha sido lo más difícil que grabar 'Lubna'?
Reducir capítulos enteros a tres minutos es muy duro, sobre todo cuando hablamos de una historia tan tensa y tan desgraciada. Con la parte musical, si me bloqueaba, me daba una vuelta en coche y encontraba soluciones, pero los textos me han dejado noches enteras sin dormir. Este año, en septiembre, se edita la novela.

Me ha llamado la atención que haya canciones tan explícitamente políticas como 'Ya está bien', donde acusas a los empresarios de quedarse la mitad del dinero que generan los trabajadores.
¿Y no es verdad? La obra refleja el momento que atraviesa esta sociedad, incluso la actualidad más reciente. Estamos inmersos, rodeados, por una sociedad enferma. Los que se creían muy listos al final se ha demostrado que no lo eran tanto. La gente puede ser generosa, pero no es tonta, por eso pasan las cosas que están pasando. Si todos callamos, las cosas no mejorarán. Hay que protestar. Mi lema en la vida siempre ha sido "vive y deja vivir", pero hay gente que no lo respeta y eso nos obliga a tomar otras actitudes.

Entonces, ¿te alegra encender la televisión y ver el 15M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, los nuevos partidos, etcétera?
No veo la tele. Intento no encenderla. Si me enterase bien de la situación, creo que enfermaría.
La trama de 'Lubna' está llena de personajes femeninos fuertes. ¿Es el disco un alegato feminista?
Yo huyo de todos los "ismos", me ponente muy nerviosa, porque al final son todos iguales: radicalismo. Me incomodan mucho. La verdadera igualdad está en encontrar un equilibrio entre el hombre y la mujer. Ni los hombres son tan verdugos, ni las mujeres son tan santas, ni viceversa. Necesitamos un salvavidas rápido para los problemas de la sociedad.

¿Y se te ocurre algo?
Estamos huérfanos. 'Lubna' es un personaje de ficción que encarna la justicia divina. ¿Y en qué se concreta la justicia divina? Pues, por poner un ejemplo de la actualidad, tratar de otra manera a este señor que cogió a una niña pequeña, la hizo un montón de cosas horribles y luego la tiró por la ventana. Mi solución sería no gastar tiempo en un juicio, sino entregar al culpable a la familia para que dispusieran de él lo como quisieran. Tienen derecho a hacer lo que crean que tienen que hacer.

Otra canción llamativa es 'Ese es mi público', que explica la relación enfermiza de un artista con sus fans.
Sí, trata de una estrella que termina devorada por su propio personaje. Creo que todos los artistas deberían establecer jerarquías emocionales. Para mí lo principal es tener mi familia y mis cosas personales en orden. El trabajo ocupa, no sé, el tercer o el cuarto lugar en mi escala de prioridades.
En la canción hablo de un artista que el único sentido que encuentra a su vida es su público, que funciona como alimento de su ego. Eso puede ser una etapa, pero encuentro muy mediocre que el escenario acabe devorando toda tu vida.

Hay un debate fuerte con esto, por ejemplo respecto a las divas pop. Quizá el ejemplo más claro es Miley Cyrus, abducida desde pequeña por el universo Disney y ahora totalmente destada en el exhibicionismo sexual. ¿Qué opinas de esta transformación?
Es mercadotecnia pura, está todo muy estudiado, más tratándose de Estados Unidos. Como niña Disney estuvo perfectamente diseñada, luego viene el estallido hormonal y pasa a ser una especie de loca y ordinaria. Es un cambio que está muy bien y que funciona, pero las personas normales no se acuestan niños un día y luego se levantan así. Al menos, yo no me lo creo. Vengo de una generación donde Madonna rompía creando personajes, pero sí resultaban verosímiles. Lo mismo David Bowie, que a todo le daba mucho ambiente y mucha fuerza. No necesitaban tanta ordinariez, ni tantísima historia para llamar la atención.  Lo de Miley Cyrus está muy bien, pero nosotros nos hemos formado en los ochenta, que es una época donde había mayor nivel.

Miley Cirus es mercadotecnia pura. Como niña Disney estuvo perfectamente diseñada, luego viene el estallido hormonal y pasa a ser una loca ordinaria

Otro proceso interesante es cómo se ha fundido la vida pública y privada de las estrellas. Ahora no solo conocemos las canciones de Rihanna, sino que su novio la ha pegado, que ha habido un juicio y que luego ha vuelto a tener relación con él. ¿Cómo se llega a este punto?
Yo soy partidaria de una vida musical pública y una vida personal íntima. A mí me daría muchísima vergüenza que mi la gente supiera si mi marido me ha pegado. Yo creo que no está bien que la gente sepa tus miserias más míseras.

Volviendo a la música, ¿qué es lo que más te interesa del mundo rockero? Te lo pregunto porque he visto unas fotos tuyas sobre el escenario con un maquillaje muy parecido al de Marilyn Manson.
Soy fan de Marilyn Manson. Y más todavía de sus últimas producciones, que me parecen maravillosas. Es un gran showman y un gran creador de personajes. También he sido siempre muy fan de Queen: son el mejor grupo de rock de la historia y tienen al mejor vocalista. Me habría casado con él sólo para verle y escucharle hablar desde por la mañana. Hacen melodías y armonías fabulosas de una forma en que nadie ha sabido hacerlo. Las coloreaban de una forma especial. A mí me da que en los coros, esos "mama mia, mamma mia", había unos trucos que todavía no hemos descubierto. ¿Tú sabes el truco que usaban Abba para sonar tan especiales? Pues los estribillos, sobre todo cuando cantaban ellas, los ralentizaban un poco. Les daba algo especial. Por eso nadie canta así. En los ochenta los artistas tenían personalidades más marcadas, mira a Michael Jackson y Whitney Houston. Ahora hay tanta oferta y todo va tan rápido que a la gente no le da tiempo a fascinarse.

Hace poco, Alaska y Nacho Canut se quejaban en una entrevista de que el ambiente gay se había vuelto muy estándar y homogeneizado. Que parecía que por ser homosexual te tenía que gustar obligatoriamente Abba, Mónica Naranjo y la propia Alaska. Hablaban de lo aburrido que se había vuelto salir por ciertos barrios emblemáticos de Madrid. ¿Estás de acuerdo?
Me parece alucinante que la gente se ponga a analizar esas cosas. Yo cuando salgo estoy pendiente del sol, de las terrazas, de mis amigos. Si suena siempre determinada música será porque quien acude a esos bares está a gusto con ella. Si a ti te parece un rollo, lo mejor es que te marches. Yo cuando bajo a la calle no voy a estudiar, sino a disfrutar. Si no estás cómodo con determinados lugares o con determinadas personas, lo mejor que puedes hacer es marcharte. Madrid es muy grande y tiene lugares preciosos. A mí me encanta perderme en El Retiro, con esos árboles que tienen doscientos años.

¿Qué te parece la llegada a la política de figuras femeninas tan potentes como Ada Colau o Manuela Carmena?
La alcaldesa que tiene Madrid me parece que es fantástica. Me encanta que vaya por ahí cambiando inmediatamente todo lo que le parece mal. Por ejemplo, devolviendo los asientos asignados al ayuntamiento para el Teatro Real o diciendo que se gasta mucho en oficinas municipales y acomodándose a un menor espacio. Tiene dos pares de cojones. Mis amigos de Madrid solo me cuentan cosas buenas. Colau me parece que va en la misma línea. Por supuesto, también hay políticos masculinos con un par de bemoles, pero lo hombres ya han estado mucho tiempo en posiciones de poder y ya es hora de dar una oportunidad a las mujeres. Hay multinacionales que lo han probado y les ha ido muy bien. Por desgracia, en el mundo de la música, no hay ninguna mujer dirigiendo una compañía de discos . Quizá va siendo hora de probar, a ver si la cosa mejora.


guenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: