viernes, 5 de febrero de 2016

ENTREVISTA A MÓNICA NARAnJO EN LA VANGUARDIA: "LOS ARTISTAS TENEMOS UN EGO MONSTRUOSO"


“Los artistas tenemos un ego monstruoso”

Mónica Naranjo acaba de publicar hace una semana su esperado nuevo álbum ‘Lubna’

Texto cortesía de La Vanguardia | Texto: Esteban Linés | Foto: Àlex Garcia 


Mónica Naranjo (Figueres, 1974) acaba de publicar hace una semana su esperado nuevo álbum Lubna (Sony), una de las obras más difíciles no ya de su discografía sino de la escena actual española, teniendo en cuenta los gustos imperantes: Lubna es una suerte de ópera rock, con orquesta sinfónica, coro de sesenta voces, arreglos al uso... en fin, una pieza tan ambiciosa como complicada de colocar en los tiempos actuales. Pero no sólo se ha encaramado a lo más alto de las ventas en iTunes al poco de ponerse a la venta sino que hace una semana la obligó a estar diez horas firmando ejemplares en una Fnac de Madrid.

¿Cómo se le ha ocurrido hacer un disco tan, digamos, atípico?
La responsabilidad la tiene una amigo mío muy cercano que ha escrito toda la vida como hobby y me enseñó hace siete u ocho años un borrador acabado que tenía de una novela. Lo leí y me fascinó. En aquel libro hablaba de cosas que están aconteciendo ahora mismo, era premonitorio.

¿Qué cosas?
Pues que estamos en medio de una crisis tremenda, no sólo económica, pero sí una emocional muy grande. Por la experiencia que tengo yo, cuando la gente se me acerca, más que pedirme una foto o un autógrafo me piden un abrazo. Yo me siento muy llena y todo los días doy gracias a Dios, al universo, a lo que verdaderamente mueve la vida por estar llena emocionalmente. Le pedí permiso al autor y le presté el borrador a mi colaborador y gran amigo Pepe Herrero. También le encantó y decidimos musicalizar el libro. Cuando compusimos el tercer corte del disco, vimos que todo fluía de una manera tan natural que dijimos: “Vamos a acabarlo”.

El traje musical, con orquesta y coros y demás, ¿era el que habían decidido?
Sí, sí. Todas las canciones están compuestas al estilo clásico. Es un lujo ser libre para poder crear. Es el disco que más he sufrido, y es sin duda un punto y aparte en mi carrera. Es un proyecto muy caro, y nosotros asumimos la mitad de su coste. Y todo eso en una coyuntura en donde la cultura lo tiene muy crudo aquí, en España.

¿Qué nos dice Lubna?
El fin de una obra como esta es el despertar, empezar a ser solidarios, empezar a decir basta, empezar a vivir como sentimos que queremos vivir y no como nos dicen. Yo ya lo hago, porque cada vez que no lo he hecho en mi vida me he dado cada tortazo...

La imagen que ha dado es de una persona privilegiada...
Ahora sí puedo serlo porque sigo el camino que creo que tengo que seguir, pero no creo que ese privilegio se arrope en mi caso con cosas materiales. En mi camino actual sobre todo hay paz; hoy trabajo para vivir y no al revés.

No siempre ha sido así.
En el fondo de mi corazón, sí lo ha sido. Siempre he ansiado tener familia, ahora la tengo como concepto. Yo vengo de una familia desestructurada y me daba muchísima envidia ver a compañeros y amigos que tenían familia en casa, equilibrio y se querían. Y por eso desde siempre pensaba que lo primero que quería hacer era salir de casa y dedicarme a la música. Y a los 17 años me fui.

¿Qué cosas ha ido superando con el paso del tiempo?
Siempre me he considerado una persona con los nervios destrozados; cuando hice el disco Minage, en el 98-99, por ejemplo, pesaba 47 kilos. Y ahora después de lo que he vivido, eso lo he superado. De muchas maneras: los artistas tenemos un ego monstruoso, y para no alimentarlo no leo ni buenas ni malas críticas, o uso las redes sociales sólo para trabajar... si no, te sale ese monstruo.

Acabamos con el inicio:¿oiremos Lubna en directo algún día?
Este año no, seguro. Lo dedicaré entero a hacer promoción de él, el próximo mes de octubre aparecerá el libro sobre el que está basado el disco, y que igual tengo que presentar porque su autor prefiere quedarse en el anonimato. Y volveré a la televisión más o menos pronto, con un nuevo programa del que no puedo dar más detalles.



Mónica Naranjo (Figueres, 1974) acaba de publicar fa una setmana el seu esperat nou àlbum Lubna (Sony), una de les obres més difícils no ja de la seva discografia sinó de l’escena espanyola actual, tenint en compte els gustos imperants: Lubna és una mena d’òpera-rock, amb orquestra simfònica, cor de seixanta veus, arranjaments com escau... en fi, una peça tan ambiciosa com complicada de col·locar en els temps actuals. Però no només s’ha enfilat al capdamunt de les vendes a iTunes poc després de posar-se a la venda sinó que fa una setmana la va obligar a estar deu hores firmant exemplars en un Fnac de Madrid.

Com se li ha acudit fer un disc tan, diguem-ne, atípic?
La responsabilitat la té una amic meu molt proper que ha escrit tota la vida com a hobby i em va ensenyar fa set o vuit anys un esborrany acabat que tenia d’una novel·la. El vaig llegir i em va fascinar. En aquell llibre parlava de coses que estan passant ara mateix, era premonitori.

Quines coses?
Doncs que estem enmig d’una crisi tremenda, no només econòmica, però sí emocional, i molt forta. Per l’experiència que tinc jo, quan la gent se m’acosta, més que demanar-me una foto o un autògraf em demanen una abraçada. Jo em sento molt plena i cada dia dono gràcies a Déu, a l’univers, al que veritablement mou la vida, pel fet d’estar plena emocionalment. Li vaig demanar permís a l’autor i li vaig deixar l’ esborrany al meu col·laborador i gran amic Pepe Herrero. També li va encantar i vam decidir musicalitzar el llibre. Quan vam compondre el tercer tall del disc, vam veure que tot fluïa d’una manera tan natural que vam dir: ‘L’acabarem’.

El vestit musical, amb orquestra i cors i altres, era el que havien decidit?
Sí, sí. Totes les cançons són compostes a l’estil clàssic. És un luxe ser lliure per poder crear. És el disc que més he patit, i és sens dubte un punt i a part en la meva carrera. És un projecte molt car, i nosaltres n’assumim la meitat del cost. I tot això en una conjuntura en què la cultura ho té molt cru, aquí a Espanya.

Què ens diu, Lubna?
La finalitat d’una obra com aquesta és despertar, començar a ser solidaris, començar a dir prou, començar a viure com ­sentim que volem viure i no com ens diuen. Jo ja ho faig, perquè cada vegada que no ho he fet en la meva vida m’he fotut cada ­patacada...

La imatge que ha donat és d’una persona privilegiada...
Ara sí que ho puc ser, perquè segueixo el camí que crec que he de seguir, però no crec que aquest privilegi vagi acompanyat, en el meu cas, de coses materials. En el meu camí actual el que hi ha sobretot és pau; ara mateix treballo per viure, i no a l’inrevés.

No sempre ha estat així.
En el fons del meu cor, sí que ho ha estat. Sempre he anhelat tenir família, ara la tinc com a concepte. Jo vinc d’una família desestructurada i em feia moltíssima enveja veure companys i amics que tenien família a casa, equilibri i s’estimaven. I per això sempre pensava que el primer que volia fer era sortir de casa i dedicar-me a la música. I amb 17 anys me’n vaig anar.

Quines coses ha anat superant, amb el pas del temps?
Sempre m’he considerat una persona amb els nervis destrossats; quan vaig fer el disc Minage, el 1998-99, per exemple, pesava 47 quilos. I ara, després del que he viscut, això ho he superat. De moltes maneres: els artistes tenim un ego monstruós, i per no alimentar-lo no llegeixo ni bones ni males crítiques, o utilitzo les xarxes socials només per treballar... si no et surt aquest monstre.

Acabem amb l’inici: sen­tirem Lubna en directe algun dia?
Aquest any segur que no. El dedicaré sencer a fer promoció del disc. A l’octubre apareixerà el llibre sobre el qual es basa, i que potser hauré de presentar perquè el seu autor vol quedar en l’anonimat. I tornaré a la televisió més o menys aviat, amb un nou programa del qual no puc donar més detalls.




guenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: