martes, 9 de febrero de 2016

MÓNICA NARANJO PORTADA DE LA REVISTA BLUE DE FEBRERO 2016



La trayectoria musical de Mónica Naranjo es de todo menos previsible. La Pantera de Figueres no se deja despistar por su ejército de fans, que le pide a gritos que vuelva a los temazos dance, y reaparece en escena tras ocho años construyendo una ‘catedral’ en formato CD. Por fin sale a la luz ‘LUBNA’, una obra de arte inédita en España que, en formato ópera-rock, narra una desgarradora historia basada en un libro que la Naranjo no publicará hasta otoño. Lejos de la etiqueta de diva que algunos insisten en seguir colocándole encima, Mónica accede gustosa a entrevistarse con BLUE y a contar que… ¡OMG!… ¿Comparte cama con un morenazo de Gernika?

Texto cortesía/extraído de RevistaBlue.com 


BLUE.- En un momento en el que la industria musical exige a sus artistas que trabajen a un ritmo vertiginoso, vas y empleas casi ocho años en preparar ‘Lubna’. ¿Has sentido mucha presión antes de lanzar el disco?

MÓNICA NARANJO.– Debo reconocer que soy una artista muy afortunada porque todo el mundo comprende que necesito mi espacio y tiempo para crear. Puedo decir que ha sido un parto… ¡sin dolores!

B.- ¿Lo has disfrutado, lo has sufrido, o ha sido una mezcla de ambas cosas?

M.N.- Lo he disfrutado muchísimo. Ha sido la experiencia de mi vida, y no solo por la parte musical, sino por la cantidad de profesionales que he conocido a lo largo de estos años, los cuales han depositado mucho amor y generosidad en este proyecto.

B.- Con el disco ya en la calle, ¿cómo te sientes?

M.N.- Feliz y realizada.

B.- Lo que está claro es que no eres una artista que se guíe por lo convencional. ¿Pesa hacer y crear al margen de las modas y las tendencias?

M.N.- Pesaría haber ido en contra del camino que desde hace años decidí tomar. Mi trabajo, es mi identidad.

B.- ¿Nos podrías dar un diagnóstico de cómo se encuentra la industria musical en España?

M.N.- Está huérfana.

B.- A alguien que aún no te conozca. ¿Cómo le explicarías lo que es Lubna?

M.N.- Lo primero que hay que hacer es escucharlo con el corazón abierto y los ojos cerrados. Y después… ¡preguntar!

B.- La historia que cuentas en Lubna es dura, desgarradora, pero a la vez contiene un mensaje de esperanza… ¿Hasta qué punto se basa en vivencias personales?

M.N.- Afortunadamente no he vivido en primera persona todo lo que sucede en la obra, pero no deja de ser la realidad que nos rodea actualmente. ¡Necesitamos que nos salven! Desgraciadamente Lubna es solo una ilusión, una fantasía…

B.- Echando la vista atrás, llama la atención el ‘break’ que te tomaste tras el fulgurante éxito de tus primeros discos. ¿Cómo recuerdas aquella etapa?

M.N.- Mi auto-exilio fue lo mejor que he hecho en mi vida. Pude aprender a vivir, me curé en todos los sentidos y pude recuperar la ilusión. Estaba muy enferma.

B.- ¿Y cómo lograste que las revistas del corazón no lograran fotografiarte?

M.N.- La relación que tengo con la prensa es muy buena y siempre ha existido entre nosotros un gran respeto y cariño mutuo.



B.- La decisión de reincorporarte a la música, ¿te generó vértigo?

M.N.- Un poquito… Pero cuando una está fuerte, ¡los vértigos menguan!

B.- Con ‘Tarántula’, tu anterior trabajo, ya anticipabas lo que ‘Lubna’ podría suponer… Echando la vista atrás, ¿qué sabor te queda de ‘Tarántula’?

M.N.- Tarántula fue mi renacer como artista, me sentía muy segura del disco que había hecho y muy cómoda defendiéndolo sobre el escenario. El sabor que me ha dejado ha sido muy dulce.

B.- Muchos fans están aterrados, y te lo tengo que preguntar. ¿Es ‘Lubna’ el punto y final de la carrera musical de Mónica Naranjo?

M.N.- No lo sé… hace ya un tiempo que decidí solo centrarme en el presente, ya no hago planes de futuro.

B.- Te reformulo la pregunta… ¿Cuál es el motivo de que el retiro sea una de las posibilidades?

M.N.- Hacer discos como éste es muy duro, sin olvidar los altos costes que requiere. Tal y como está la situación actual de la música tienes que tirar de tu propio capital para poder llevarlo a cabo y a ello sumarle la generosidad de muchos profesionales que han participado. Nadie quiere invertir ese dinero. Si este disco lo hubiera hecho hace unos años, no hubiera habido problema alguno en cuestiones presupuestarias, pero hoy en día, la  cultura ya no es tratada ni respetada como merece. Soy consciente del riesgo que he tomado al decidir hacer una obra como ésta, basada en un libro que todavía está por editar, pero era lo que me pedía el corazón y a éste le soy muy fiel.

B.- Antes de todo eso… ¿qué va a suponer Lubna?

M.N.- De momento hay que dar a conocer la obra completa. El disco ya está editado, hay que promocionarlo como merece nacional e internacionalmente y en otoño se lanzará el libro y habrá más promo.

B.- El público LGBT te ha sido fiel, y tú siempre le has devuelto ese cariño. ¿Qué supone para ti estar presente en tantas y tantas vidas de nuestro colectivo?

M.N.- El colectivo siempre ha sido mi familia, he crecido y madurado dentro de él. Es una parte de mí.

B.- Tus fans de los 90… ¿pueden albergar alguna esperanza de escucharte de nuevo en formato ‘dance’ o ‘electrónico’?

M.N.- ¡¡Quién sabe…!!

B.- Se te nota cómoda en televisión. ¿Es un buen refugio para los artistas con la que está cayendo en la industria de la música?

M.N.- Para mí no es un refugio, se ha convertido en una extensión de mí. Disfruto muchísimo del tiempo y las experiencias que comparto con mis compañeros.

B.- Por último, sabes que en Euskadi llenamos aforo en cada concierto que programas… ¿Cómo definirías tus visitas a Euskadi, qué has hecho y recuerdas de nuestra tierra?

M.N.- ¿Alguna vez te he dicho que comparto mi cama con el País Vasco?…. Moreno, fortote y de Gernika!! Pues eso… ¡¡¡Jajajajaja!!!!





CUESTIONARIO BLUE
Una compañera de profesión que adoro:
Marta Sánchez
La canción de mi vida:
L’envie D’aimer de Pascal Obispo
Una película que siempre recomiendo:
Bajo el Sol de la Toscana
El libro que regalo a mis seres queridos:
Dios vuelve en una Harley
Un sex symbol:
SHABANI, el gorila más guapo del mundo!!
Nunca falta en mi bolso:
Chocolates
El uso del móvil en 2016 me parece…:
Una adicción
Cuando voy a un buen restaurante, siempre pido…:
Una copita de vino blanco
Aquello que no debí hacer en mi carrera fue:
Ir con malas compañías…
Aún me falta hacer…:
La ruta 66
Algo que JAMÁS haré es…:
Rendirme
Tras el FÍN, quiero que me recuerden…:
El fin es sólo un hasta luego…


LEE O DESCARGA LA EDICIÓN IMPRESA





guenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: