sábado, 12 de marzo de 2016

ENTREVISTA A MÓNICA NARANJO EN EL PERIÓDICO 'QUÉ!': "LA GENTE NO SABE QUE ME RÍO POR TODO, ME MONDO SOLA"




Texto cortesía/extraído de Qué.es | Texto: María Villardón | Foto: David Arnal 

Tiene un fino sentido del humor y se ve que es de armas tomar. No sé si me expondría en una pelea con ella. Sí, sí que lo haría, creo. Detrás de su altura, su melenaza y sus largas pestañas hay un mujer dulce a la que se le cae la baba cuando habla de su familia. Nos hemos reído, las cosas como son. Pasen y disfruten de este ser tan real que ha presentado su álbum "Lubna".

En esta portada del disco, querida, qué cuerpo, qué sensualidad, ¿no? ¿De qué vas?
(Reímos) Pues no sé, fíjate, para 41 años no está mal. Cuando vi la foto yo también me dije: "No puede ser, qué culo más divino". Estos son años de trabajo en el gym, hacer sentadillas, spinning y de no comer lo que a mí me gustaría comer... pero bueno. Ahora mismo un croissant no me vendría nada mal.

Sí, yo he visto los bollitos ahí y he dicho: "Atrás, Satán".
¡Eso es! Atrás. (Ríe)

Llevas 7 años gestando este trabajo, haciendo el plato a fuego lento, ¿cómo ha quedado el guiso?
Tengo la suerte de que los proyectos salen a la luz cuando yo como productora doy el visto bueno. Después de 7 años me da igual estar 8, ¿sabes? Tiene que salir perfecto.

Soy muy folclórica. Ay, Mónica, ¿cómo era Rocío Jurado?
Yo también soy muy folclórica, mira. Era un ángel, creo que ella sigue muy cerca de nosotros. Era muy generosa, muy noble, te diría que una de las mejores personas que he conocido. Como artista era inigualable, como persona aun era mucho mejor. Era de esas personas que conoces en la vida solo una vez. Ella era muy especial, se llevaba la palma.

Te hemos visto en tv en estos años, ¿hemos descubierto cosas de ti que no conocíamos?
Sí, una de las cosas por las que dije que no el primer día de trabajar en tv era porque sentía que no podía aportar nada. Mi manager me dijo que estaba muy equivocada, que conocer a la persona fuera de la artista dista mucho. El personaje es austero, distante, sufrido... En cambio yo soy lo opuesto y la gente no lo sabe. No sabe que me río por cualquier chorrada, que me mondo sola, una madre que vive por y para su hijo... Y me dije: "Vale, voy a probar unos meses y si no estoy cómoda lo dejo". Y al final hoy es una extensión más de mí, no tengo la sensación de ir a trabajar porque allí me reúno con compañeros, hacer un buen programa y pasarlo bien.

A mí que siempre me habías dado sensación de mujer pantera.
Uy, no te creas. Es el personaje que uno se crea y se cree encima de un escenario, pero en las distancias cortas uno tiene que bajar a la tierra, si no es así, te volverías loca.

Eres madre, tu hijo ya ha volado, ¿cómo eres como suegra?
Soy buena como suegra porque mi nuera es una pasada, una tía encantadora y ellos se quieren tanto, tienen tanta estabilidad... Pienso en mi suegra que me tiene como una hija más y entiendo ahora ese sentimiento. A la novia de mi hijo la tengo como una hija más.

¿Le has dicho ya a Xuso (Jones) que no debería haberse presentado para Eurovisión?
No he tenido ocasión, pero se lo diré. Xuso tiene tanto talento que no le hace falta ir a eso.

Pero hay mucha gente sin talento que llega lejos y al revés.
Claro, tenemos un país que está repleto de grandes artistas de verdad que no tienen la oportunidad de exponer lo que hacen. Sin embargo hay mucho producto que viene de fuera, que nos está invadiendo en las calles, los coches... Música que toda suena igual y se supone que eso es lo guay y no, no es lo guay. Lo guay es ser artista de verdad, no un producto.

Has cantado con Marina Heredia poniéndote flamenca sin ser tú nada de eso.
¡No! Yo no hago flamenco, qué Dios me pille confesada. A mí lo que me parecía increíble era que las voces cuando cantamos empapan muy bien, suenan muy bien. Cada una cantamos una estrofa, pero tras escuchar la canción me dije: "No, aun podemos darle más, nuestras voces suenan bien al unísono". Las dos nos quedamos flipadas, parecíamos dos lobas esperando a nuestra víctima.

No te imagino yo vestida con traje de gitana, mira.
Pues me he vestido.

¡Qué me dices!
Sí, sí. Era una cosa que me hacía ilusión y me hicieron unas fotos ideales.

Es que vestidas de flamencas todas estamos bastante buenas.
Cariño, es que un vestido de gitana realza lo más bonito de la mujer, la moda flamenca quiere a la mujer, no como la moda que tenemos actualmente, hay diseñadores que más que hacer moda parecen misóginos.

Hace poco le enseñé a mi amigo Fidalgo un abrigo que quería comprarme y me dice: "Hija, Man Repeller, con eso no te casas"
(Reímos) Hay diseñadores que quieren hacer una ropa práctica y para la mujer de hoy, otros quieren a la mujer con talla 0 y sobre todo, vestidos con patrones y tallas absurdas. Claro, con razón quieren que la modelo tenga esa talla 0, es que lo que has hecho es una mierda. Y quieres una chica delgada para que digamos: "Qué bonito tu vestido". No, perdona, tu vestido es una mierda. Y es así. A otros como a José Fuentes le encanta la mujer siempre femenina, cómoda y limpia.

¿Limpia... en plan...?
Limpia de líneas, mujer, aunque el agüita también es importante, hay que lavarse.

He leído que dices que T5 cuida de la Cultura, ¿de verdad?
Y lo sostengo, haz el ejercicio de pensar en televisión en los programas de música que hay, ¿vale? Todos los "talent shows" están en Telecinco. ¿Te he ganado la partida?

Concretísimamente en esto, sí, en el resto de programación de T5 no, no y no.
En televisión siempre tiene que haber de todo, pero hoy por hoy si yo estoy en T5 es por esto.

De toda la gente a la que has besado en tv, ¿quién lo ha hecho mejor?
Edurne, sí, es la que mejor besa. Lo que pasa es que había rollo, lo siento David (De Gea).

¿Por qué les gustas tanto a las mujeres y a los gais?
Pues no lo sé y no sé si quiero saberlo, prefiero a veces el misterio. Y el ambiente... ¡es que es mi familia! Me he criado con ellos, para mí ha sido estar en el tacatá y estar con mi gente. Y también he estado rodeada de mujeres, en mi casa todas tenemos un carácter que vamos... sí, sí.

Diría que todos vivimos en un matriarcado total en nuestras casas.
Sí, las mujeres somos muy listas. (Ríe) Ellos creen que mandan pero somos nosotras las que llevamos la batuta. Mis abuelas siempre contaban que los maridos dejaban el sobre en casa para organizar los gastos y siempre había un fondo que se quedaba en un calcetín que era el ahorro. Y al final de aquí y de allí se compraban cosas.

Mi abuela es de las que lleva delantal siempre pase lo que pase, ahí guardaba el dinero.
¡Qué grande! El mandil, ¿no? Igual que la mía. Y seguramente a ella nunca le robó el banco, es que eran más listas que ahora, han sido nuestras maestras.

La libertad de la mujer, depende de su independencia financiera, cuando antes nos enteremos mucho mejor.
Claro, no hace falta que ellos sean los que paguen siempre. Los radicalismos no me gustan, para encontrar la igualdad de verdad hay cosas, como las invitaciones por parte de los hombres, que hay que equilibrar. Cuando empecé a salir con mi marido, él siempre pagaba el cine y un día me dijo: "Oye, podías invitar tú un día, ¿no?" Y dije, que sí, que tenía razón e invitarle. ¡Hay que compartir!

Tu marido alguna vez te dice: "Ay, Mónica Naranjo".
Uy, no. Mi marido me ve como Mónica y mi hijo como mamá. Naranjo no existe en mi casa, entorpece.

¿Tienes carnet de conducir? ¿Qué canción te pones a todo volumen y cantas como loca?
Lo tengo clarísimo. "The show must go on" de Freddy Mercury. Esto levanta hasta a los muertos.

Díselo a Miquel Iceta, nadie ha bailado tanto a Mercury.
(Reímos) Es que Mercury no puede faltar, a mí es un artista que me ha tocado el corazón, me habría casado hasta con él.





Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: