domingo, 24 de noviembre de 2019

ENTREVISTA A MÓNICA NARANJO EN LA TRIBUNA DE TOLEDO: «Sería una decepción para mí quedarme haciendo lo mismo»



Texto Cortesía de Marta García/La Tribuna de Toledo

Detrás de un artista hay una vida llena de anécdotas y de historias de superación

Mónica no tiene prisa y se agradece. Lleva días de frenética promoción, pero la entrevista se convierte en una charla cercana, en un tú a tú, sin corsés de diva, sin ánimo de titulares hambrientos que pueden sacarse de contexto y provocar polémicas. A Mónica le faltó cantar en la entrevista, pero era pedir demasiado para una fan que tuvo que domar bien su vena para no caer en la tentación de los halagos, de esos que Mónica recibe todos los días y a todas horas desde hace años. Habrá oportunidad de ser una fan de diez -de las que se siguen emocionando con canciones como ‘Óyeme’, ‘Empiezo a recordarte’ y muchas más, en realidad todas ellas- en el Palacio de Congresos de Toledo los días 7 y 8 de diciembre, dos fechas reservadas para el espectáculo ‘Mónica al desnudo’, en el que la cantante promete estar más cerca del público que nunca. Miro el reloj y han pasado 35 minutos, un cuarto hora más de lo pactado con la manager, una muestra más también de la sencillez, de una voz que engancha e hipnotiza cantando y hablando. Así es Mónica...y punto.

Llevas mucho tiempo de promoción y no paras. Disco nuevo y recopilatorio, gira, nuevos espectáculos, la promoción del programa ‘Mónica y el sexo’ y más... Imagino que estarás ya cansada de tanta entrevista y tanto periodista...
(Carcajada). Te juro que llevamos unos días sin parar, bueno el año en general, pero ya estamos en la recta final mis compañeros y yo y estamos felices, contentos y con energía.

La que se ha liado hace unos días en Chueca con la inauguración de una exposición y la fiesta que organizaron varios bares para homenajearte cambiando sus nombres por los de tus canciones. ¿Cómo lo has vivido?
Es algo precioso y totalmente inesperado. De esto me enteré porque me llamaron para pedirme ropa para exponer y dije que sí. Me quedé en que iban a montar una exposición, pero dos días antes me enteré que al final era un reconocimiento. Imagínate mi cara cuando llegué a Chueca y me encontré una recepción preciosa, llena de cariño, de respeto y de reconocimiento... Eso te llega de pleno al corazón.

¿También es un gesto para agradecerte lo que has hecho por el colectivo LGTBI en todos estos años?
Para mí fue un regalo, uno grandísimo. También me dio mucha alegría porque las personas que estuvieron allí rebosaban amor. Fue brutal.

Al margen de la promoción de ‘Renaissance’, el recopilatorio de 25 años de carrera, vas a ofrecer tres espectáculos en las próximas semanas, dos de ellos en el Palacio de Congresos de Toledo. La verdad es que no hablas mucho de ‘Mónica al desnudo’.
Como al final hay tantas cosas que han salido en menos de dos meses...

Claro, no paras. ¿Cuánto tiene que contar ‘Mónica al desnudo’ para que los espectadores estén horas y horas -más de cuatro- en el Palacio de Congresos de Toledo los próximos 7 y 8 de diciembre.
Al final es una quedada con fans y tanto ellos como yo nos lo debemos después de 25 años juntos. Se había planeado hacer unas firmas multitudinarias como se hicieron hace unos años, pero es mejor de esta otra manera. Me acuerdo que la última firma que hice en Valencia estuve 18 horas firmando y sentada, pero hubo muchas personas que se pasaron 18 horas en pie y otras días. Esto no es normal y, al final, a la persona que se acerca le tienes que dedicar un minuto o minuto y medio porque no hay tiempo para más y se queda con ganas de contarte cosas, de compartir, de conocerte un poquito y que tú puedas también hacerlo. Es darles un poco el chance a aquellos que se prestan.
He descubierto este año que mi música ha sido muy importante para muchas personas en momentos muy determinados de sus vidas y quiero saberlo para seguir haciendo las cosas mejor todavía.

A mí me preguntan mis amigos de qué va el espectáculo y si Mónica Naranjo va a cantar, pero no sé muy bien en qué consiste.
La historia principal es conocernos. Vamos a improvisar cosas, por supuesto, porque voy con el maestro Herrero. Voy a explicaros cosas de mi vida, vamos a poder ver imágenes que no se han visto nunca, imágenes del programa ‘Mónica y el sexo’ que no han podido ser editadas porque ya no había espacio en esos 50 minutos que dura cada capítulo y vamos a impartir una masterclass vocal a las personas que quieran aprender técnicas nuevas y llevan toda la vida cantando mi repertorio y hay cosas que desconocen. Yo se las voy a enseñar...Se van a hacer muchas cosas, pero no puedo desvelar más porque lo bonito es que cada ‘Mónica y el desnudo’ sea diferente.

Al margen de los tres espectáculos programados, ¿habrá más?
De momento, este año lo cerramos ahí porque no hay espacio para más. El año que viene sí, pero siempre en petit comité porque no queremos masificar los encuentros para que cada uno tenga la sensación de que se le ha prestado atención.

¿Y la gira ‘Renaissance’ la vas a cerrar en España únicamente con los cuatro conciertos que has ofrecido? Sabe a poco con la que has montado junto a una banda de rock, una orquesta sinfónica y un coro de voces en el mismo escenario.
Este año aquí sí. El año que viene nos marchamos a América. Estamos ahora viendo la posibilidad, como tantísima gente ha pedido que hiciéramos más, de participar en festivales con ‘Renaissance’, pero también cómo hacerlo. El año que viene estamos a tope.

Me ha llamado mucho la atención de la gira que el concierto durara prácticamente dos horas y media cuando normalmente no cantas más de una hora y media nunca. ¿Qué ha pasado?
Es cierto. Normalmente mis espectáculos suelen ser de hora y media aproximadamente. Lo que pasa es que en esta gira era necesario más tiempo porque en hora y media no puedes poner todo un repertorio de 25 años.

¿Qué te mueve a innovar tanto en el ámbito musical y en el televisivo?  Te vemos en conciertos, en una obra musical, compones una ópera, protagonizas ‘Mónica y el sexo’ para la televisión, publicas un libro de cocina, sacas un disco, estás a punto de terminar de grabar un programa musical...
Seguir creciendo. Si no haces cosas diferentes no creces. Siempre digo que a mí Dios me ha dotado de un talento bastante versátil y sería una decepción para mí misma quedarme haciendo lo de siempre porque para mí es fácil coger ese trono fantástico y quedarme con el culo sentada haciendo más de lo mismo... Funcionaría porque teniendo buenas canciones y un arreglo decente funciona, pero no mejoraría y me estancaría. Mi propósito es seguir creciendo y no puedo estar sentada en una silla cómoda.

Has cumplido las bodas de plata en el ámbito musical. ¿Te has quedado con alguna espina por algo que no hayas hecho en todos esos años?
Afortunadamente, en cada momento de mi vida he hecho lo que yo he sentido que tenía que hacer. Hay una frase que me han repetido mucho a lo largo de los años, incluso personas que me quiere mucho. Me han dicho que me iba a dar una buena hostia. Siempre que preparo un nuevo trabajo o una nueva aventura me lo dicen. Y no me voy a dar una hostia porque hago lo que siento. Creo que el artista y el público tienen que ir cogidos de la mano y crecer juntos. No se entiende el camino de otra manera.

Eres atrevida y se nota, pero habrá puntos débiles. ¿Con qué no te atreverías? Alguna vez has dicho que con el flamenco.
Calla, calla... ¿Sabes lo que he aprendido en los últimos años? Que en boca cerrada no entran moscas (Risas). Cuando he hablado de flamenco siempre he dicho que no me atrevería nunca porque es una disciplina que respeto tanto... Y basta con decirlo para que me llame Marina Heredia y me diga: ‘Niña, vente que vas a estar conmigo en la Bienal’. Y de repente ves a Marina Heredia dándote una masterclass de flamenco para actuar allí. Hace unos meses en Nueva York grabando a dúo con Gloria Trevi, que también aprovechamos para grabar un dueto que se lanza en diciembre, tenía claro que el reggaeton y el trap no son lo mío y no los entiendo, sí entiendo que la gente se mueva porque es imposible no moverse, pero pensaba que no lo podía coger y al final he terminado cantando una canción trap.

¿Así que te atreves con todo y no te vas a dejar nada?
No, no es eso. Es que la vida te lo pone delante... por bocazas.

¿Has oído alguna vez aquello de que Mónica iba para cantar ópera?
Mi formación es clásica y creo que cualquier tipo de formación es buena y necesitamos técnica y variedad. Tengo que trabajar la técnica todos los años y es necesario.

Te acompaña desde hace años el maestro Herrero. ¿Le has dicho alguna vez no a alguna propuesta?
No. Pepe, al final, está igual de loco que yo y cualquier bendita locura que trae en su cabeza o traigo yo en la mía nos termina pareciendo muy bien a los dos.

Vaya dos...
Sí, vaya dos. Es lo que dice mi familia, vaya par.

Tienes pendiente de estreno un programa musical en el que entrevistas y cantas con los invitados. ¿Para cuándo?
Sí. ‘A dúo’. Lo estamos preparando todavía.

¿Con qué nos vas a sorprender?
El programa en sí trata de dar a conocer y ensalzar a la persona que hay detrás de un artista porque no podemos olvidar que detrás de un artista hay personas y una vida y suele ser muy interesante. Son vidas llenas de anécdotas y de historias de superación. Lo que yo he podido hacer con mi vida lo puedes hacer tú y cualquiera porque al final es tener un propósito. Vengo de una familia superhumilde y a duras penas me pudo pagar la formación musical y llevo trabajando desde que tenía quince años. Así que hay historias muy bonitas detrás de los artistas que amamos y respetamos, como Gloria Trevi y tantos y tantos.

¿Se te ha resistido algún artista o te vas a quedar con las ganas de entrevistar a alguno en concreto?
No. Estamos en fase de preproducción y todavía no hemos arrancado Ahora empezamos a cerrar el casting de los invitados que entrevistaré.

¿Con quién te gustaría hacer un dueto y lo ves inalcanzable?
Tengo uno inalcanzable porque ya no está y me hubiera gustado muchísimo cantar con él, con el gran maestro Freddie Mercury, mi gran ídolo de juventud. Hoy en día sigue siendo el gran intérprete por excelencia del rock en la historia de la música. Para mí, Mercury es dios.

¿Te hubiera gustado contar con Camilo Sesto para el programa?
Sí, claro, pero desgraciadamente no está.

Hace unos meses Camilo Sesto dijo en una entrevista en El País que no le interesaba ni escuchaba la música actual, pero comentó: «Mónica Naranjo es brutal». ¡Vaya halago!
Imagínate, viniendo de un supermaestro... Quien era brutal era él, en mayúsculas. Era un ser excepcional.

¿Y de los que están vivos?
¿Sabes qué pasa? Cuando viene un colega y me llama siempre digo sí.

Pero alguien menos accesible, Madonna, por ejemplo, o cualquier otra u otro cantante que admires.
No conozco a Madonna. Pero los duetos no se planean, surgen. Cuando me llama un colega o llamo yo a alguien los hago. Los que he hecho a lo largo de mi vida son un acto de amor porque entiendo que es historia y se va a quedar para siempre. Nunca he hecho un dueto porque haya una compañía que diga que es bueno comercialmente hacerlo o es conveniente para la artista para abrirse a algún país en el que todavía no vende discos. Nunca lo he hecho. Cuando he hecho duetos lo he hecho porque iba a quedar algo bonito.

Al margen de Gloria Trevi, ¿algún cantante más que tengas en mente para el programa?
No te lo puedo decir  porque Vanesa (la manager) me va a matar... ‘La ahogo’, dice Vanesa.

En el programa vas a entrevistar a los invitados. ¿Qué es lo más complicado para ti cuando te pones en el papel de una periodista?
Antes de iniciar la aventura de investigar como entrevistadora tuve clarísimo que me tenía que poner en la piel de no ser yo la entrevistada siempre. Cuando alguien te pregunta con respeto, incluso algo que es atrevido, íntimo e incluso desagradable, si la pregunta está hecha con respeto el invitado siempre la contesta. Depende de la energía que tú pongas con esa pregunta. Nos pasó en ‘Mónica y el sexo’ con preguntas muy íntimas a muchas personas anónimas y nos la contestaban. Así que todo lo que sea preguntado con buena intención se contesta.

¿Habrá segunda temporada del programa ‘Mónica y el sexo’? Eso sí, el horario de emisión era demasiado tarde.
Tarde no, tardísimo. Sí, habrá segunda temporada. Ahora tenemos que ver dónde editamos y cuándo podemos empezar. En eso estamos.

Al programa también le ha acompañado todas las semanas titulares en los medios de comunicación con Mónica Naranjo como protagonista. ¿Eres consciente de la proyección mediática que tienes cada vez que hablas?
No. Para mí es trabajo y trabajo y llego a casa y desconecto. No me interesa porque el trabajo ya lo he hecho.  Es una forma mía de poder desconectar y sentir que tengo una vida al margen del trabajo. Hay compañeros míos que les encanta estar siempre ahí , pero a mí no, me gusta llegar a casa y estar con mi familia, con mis perros y con mis gatos.

Te hemos escuchado últimamente decir que antes eras una persona con mucho ego y que te lo has ido quitando poco a poco. ¿Cómo lo has conseguido?
Siendo consciente de que el ego es muy peligroso. El ego te llevará muy lejos y te dejará solita. A mí me gusta muchísimo que mis compañeros  me den caña.

¿Qué te pongan en la tierra, no?
Sí, hay muchísimos artistas que están rodeados de personas que están todo el día como peloteando y eso es muy peligroso porque al final sin darte cuenta pierdes la noción de la realidad. Sin embargo, en mi caso me gusta que me digan ‘hola, va a ser que no tienes razón’. Es importante tener gente sincera y honesta al lado de una artista... Es muy importante.

¿Y para quitarte ese ego has practicado meditación, te has guiado a través de la filosofía oriental...?
Sí. Llevo muchísimo tiempo meditando y haciendo un trabajo de introspección tremendo. Me ha ayudado y me ayuda muchísimo. Y es muy importante desconectar, saber y ser realista con lo que yo desempeño en mi trabajo.

Antes no se conocía nada de Mónica Naranjo, salvo en el plano profesional, y ahora es como si te hubieras abierto en canal. ¿Es algo terapéutico?
Al final una se siente a gusto con una misma. A veces, no compartes las cosas ni tu vida por miedo, te sientes muy vulnerable y te escondes detrás de un personaje. Lo bueno que te da la experiencia y los años es que conforme más te acercas a las personas más creces espiritualmente. Además, siempre me defino como una persona muy conciliador, de las que me gusta mucho  hablar con las personas y terminar con un beso y un abrazo.


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

0 comentarios: